El equipo básico de iluminación.

Cuando vamos a hacer una fotografía, el elemento más importante a tener en cuenta es la luz. Al fin y al cabo cuando modificamos los valores de apertura, ISO y velocidad de disparo en nuestras cámaras lo hacemos para poder controlar la cantidad de luz que entra a través de nuestro objetivo y llega hasta el sensor. También cuando variamos el Balance de Blancos lo hacemos para modificar la tonalidad de esa luz.

En muchas ocasiones, sobre todo en fotos en el exterior, no tenemos control sobre la fuente de luz. La luz exterior nos cambia a lo largo del día y también según las condiciones atmosféricas. Las sombras que se nos producen en un día soleado a mediodía son muy marcadas en comparación con las suaves sombras de un día soleado y con nubes.

En esas ocasiones nos adaptamos a la luz que tenemos y modificamos el tema a fotografiar según esas condiciones. Pero llega un día en el que nos cansamos de esperar a las condiciones optimas para determinado tema y empezamos a querer controlar la luz e iluminar nosotros mismos a los sujetos de nuestras fotos, usando para ello luz continua o bien la procedente de un flash.

La ventaja de la luz continua reside en que podemos ver los efectos que ésta causa sobre el sujeto en todo momento e ir haciendo los ajustes necesarios de intensidad y orientación para conseguir los resultados deseados. El inconveniente es el gran consumo de energía, lo que lleva a que necesitemos una fuente continua de energía (lo que nos confina al uso en interiores) o el de baterías. Otro gran inconveniente es el elevado precio de estos equipos de iluminación y lo voluminoso de los mismos..

Las ventajas de la iluminación con Flash son un pequeño tamaño, que nos permite que lo podamos llevar fácilmente a cualquier lado, y un precio bastante asequible de todo el material necesario. La desventaja es que no podemos pre-visualizar cómo nos va a quedar el motivo a fotografiar, pero con un poco de practica este problema es relativamente fácil de solucionar.

El equipo:

1.- El flash.

El flash va a ser nuestra fuente de luz. La luz que obtenemos de un flash es intensa, fría y de una duración breve. Vamos a poder usar el flash bien acoplado a nuestra cámara o bien de forma independiente. Para esto último necesitaremos un mecanismo que nos permita accionar el flash remotamente desde la cámara. Podemos hacerlo gracias a una célula fotosensible que dispare por simpatía el flash externo al disparase el pequeño flash de la cámara, usando un cable alargador, o bien mediante unos disparadores remotos activados por infrarrojos o por radio.

Opción A: El flash más simple que podemos usar para nuestros propósitos es un flash completamente manual con una célula fotosensible incorporada. En este tipo de flash podremos regular la potencia del mismo. Partiendo de su máxima potencia podremos ir reduciendo la misma a la mitad, ¼, 1/8, 1/16,… Según vayamos reduciendo la potencia reduciremos también la duración del destello.

Por entre 30-40€ podemos encontrar unos buenos flashes fabricados en china de la marca Yongnuo o Nissin, entre otras,  que dan muy buenos resultados.

flash 1

Opción B:  La siguiente opción es adquirir un flash que nos ayude de algún modo a calcular la luz que necesitamos para iluminar la escena. Estos flashes nos permiten dos opciones:

Modo Automático: En este modo el flash mide la cantidad de luz que le llega a él a través de un pequeño sensor y entonces ajusta la intensidad de luz que suministra. Si en vez de usar el flash acoplado a la cámara, lo usamos separado de ella con este modo activado, la zona que se encuentre enfrente del flash estará iluminada correctamente.

Modo TTL (Through The Lens): En este modo el flash se comunica con la cámara a través de los contactos de  la zapata de acople y utiliza la medición que hace la cámara a través del objetivo para calcular la intensidad de luz necesaria a suministrar. Por tanto, con estos flashes sencillos (sin transmisión de datos vía infrarrojos), sólo nos funcionara este automatismo cuando el flash esté conectado a la cámara directamente o a través de un cable extensor.

En condiciones de poca luz el flash realiza un pre-destello de baja intensidad prácticamente inapreciable, pero que sirve a la cámara para calcular mejor la luz necesaria que debe suministrar el flash.

El precio de un flash compatible de este tipo puede rondar entre los 60 a 80€.

SONY DSC

Opción C: La opción final es comprarnos un flash de la misma marca que nuestra cámara a un precio que rondará los 300€, o bien un flash avanzado con prácticamente las mismas características que un flash de la propia casa por unos 120€.

Estos flashes nos ofrecen las mismas opciones que los anteriores pero además, entre muchas interesantes características, nos vienen con la opción de poder comunicarse con la cámara (en los modelos réflex básicos esta opción no se encuentra) a través de una señal infrarroja. Podemos así desde la cámara, sin necesidad de tener que manipular manualmente el flash, todos los controles de potencia del mismo. Podemos ajustar su potencia, pasar del modo manual al automático o al TTL. Podemos además agrupar diferentes grupos de flashes (normalmente hasta 3 grupos de flashes con hasta 4 flashes cada uno). Es una opción interesante ya que nos permite ir ampliando poco a poco el equipo y controlar toda la iluminación sin tener que movernos.

flash 3

2.- Modificadores: Sombrillas y softbox.

Una vez que tenemos nuestra fuente de luz, es necesario modificarla para obtener el resultado adecuado. La principal característica que queremos modificar de nuestra fuente de luz es su tamaño aparente, es decir, el tamaño con el que se ve la fuente de luz desde el sujeto, no el tamaño real de la misma. El sol tienen un tamaño aparente con respecto a nosotros muy pequeño, aunque su tamaño real es enorme.

Una fuente de luz con un tamaño aparente pequeño es lo que se llama una luz dura, una luz que genera fuertes sombras con poca transición entre las zonas de luz y de sombra. Es por ejemplo el tipo de sombras que obtenemos cuando hacemos fotos en el exterior un día soleado sin nubes.

Por el contrario una luz con un tamaño aparente grande, conocida como luz suave, genera una transición suave entre luces y sombras. Es lo que sucede en los días soleados con nubes. El sol al incidir sobre las nubes hace que éstas reflecten la luz y se conviertan en un emisor con un tamaño aparente mucho más grande que el tamaño aparente del sol.

A no ser que estemos muy cerca del sujeto a fotografiar, y éste sea pequeño, la luz que genera nuestro flash se va a ver con un tamaño aparente muy pequeño. Es por eso que muchas veces hacemos rebotar la luz del flash contra el techo o contra una pared, para que al reflejarse sobre estos elementos su tamaño aparente cambie y se haga más grande.

Otra manera de cambiar el tamaño aparente sin necesidad de rebotar el flash es usando una sombrilla o un softbox.

Sombrillas:

Son los modificadores más conocidos y usados, y como hemos comentado, nos permiten cambiar el tamaño aparente de nuestra luz, que pasa de tener el tamaño de nuestro flash hasta ocupar toda la superficie de la sombrilla.

Aparte del tamaño, tenemos 3 tipos básicos de sombrillas.

Sombrilla traslucida:

Con una sombrilla traslucida podemos usar la luz que procede del flash atravesándola o bien reflejándola sobre la sombrilla. De esta manera tenemos una luz suave. No obstante perderemos parte de potencia de luz, que será mayor si la usamos para reflejar la luz del flash que si la usamos de manera que atraviese la sombrilla e incida a través de ésta en el sujeto.

Sombrilla_1

Sombrilla plateada:

Esta sombrilla está forrada en su interior por un reflectante plateado que refleja la luz. Prácticamente no hay perdida de potencia de luz.

Sombrilla_2

Sombrilla dorada:

Es igual que la anterior, solamente que en este caso el reflectante que tiene es dorado. En este caso, aparte de reflejar la luz, confiere a ésta una tonalidad dorada que dará a nuestros retratos unos tonos más calidos.

Sombrilla_3

Una sombrilla de un tamaño de unos 60 cm de diámetro la podemos obtener desde unos 20€.

Softbox:

El softbox tiene, como indica su nombre, más o menos forma de caja con reflectante en su interior y una superficie traslucida por la que sale la luz. Lo que obtenemos es una luz más dirigida que la que obtenemos con una sombrilla. Podemos de esta manera iluminar al sujeto y mantener el fondo oscurecido. Con una sombrilla la luz se dispersa mucho más llegando hasta el fondo de detrás del sujeto haciéndolo más visible.

Un softbox pequeño lo podemos tener por unos 30€.

Softbox

3.- Soportes:

Aunque estrictamente hablando no aportan nada a la luz ni la modifican, sin embargo son importantes a la hora de montar nuestro esquema de iluminación con libertad de movimientos.

Dos son las cosas que necesitamos para poder montar el softbox o las sombrillas: un soporte y una pinza.

El soporte es básicamente una base con una columna regulable en altura. Lo ideal es que podamos llegar a una altura de unos 2 metros y recogida no sobrepase demasiado los 50 centímetros. Si estamos trabajando en el exterior, es recomendable lastrar el soporte con algo de peso pues un ligero viento puede causar que las sombrillas hagan de vela y nos vuelquen el equipo. Podemos encontrar un soporte por unos 30€.

soporte

En el extremo de la columna es donde colocaremos la pinza. Básicamente tienen el aspecto de una rotula que se ajusta en un extremo al soporte y en otro extremo acoplamos el flash. También tienen un orificio donde sujetar la sombrilla o el softbox. Su precio ronda los 10€.

pinza

Con el soporte y la pinza podemos regular tanto en altura como en ángulo de incidencia la luz con la que iluminamos. Podemos ya con estos elementos realizar varios esquemas de luz con los que realizar interesantes retratos. Hablaremos de estos esquemas en futuros comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s