Cómo congelar el movimiento de gotas y salpicaduras.

Sigue estos sencillos consejos y podrás obtener unas sorprendente fotos de objetos golpeando la superficie del agua, congelando ese momento. Todo lo que necesitas es una cámara de fotos, un objetivo zoom normal, un flash que puedas disparar sin estar acoplado a la cámara y, por supuesto, una pecera.

 

1.- Prepara la pecera.

Coloca tu pecera en una superficie en la que puedas disponer de mucho espacio alrededor y fuera del alcance de cualquier cosa que no quieras que reciba ninguna salpicadura. Usa limpiacristales y papel de cocina para limpiar, sobre todo, la parte frontal y la trasera de tu pecera. Una vez hecho esto, llena la pecera con agua hasta más o menos la mitad.

splash_1

 

2.- Prepara el disparo.

Coloca tu cámara sobre un trípode y usa tu zoom para componer la escena, una distancia focal entre 50mm y 150mm es ideal. Si puedes, usa un disparador remoto, ya que así te será más fácil soltar los objetos sobre la pecera a la vez que accionas la cámara.

Si no dispones de uno, siempre puedes pedir la ayuda de un amigo que suelte los objetos sobre la pecera. Aquí la coordinación será esencial.

splash_2

 

3.- Prepara los ajustes para la cámara y el flash.

Coloca el flash en un lateral de la pecera y, usando el modo manual del mismo, establece una potencia inicial de 1/16 (cuanto menor es la potencia más corta es la duración del pulso de luz, y por tanto más posibilidades de congelar el movimiento del agua), si ves que necesitas más luz, siempre puedes aumentar la potencia. Coloca tu cámara también en modo manual con una apertura de f/13 para asegurarte una profundidad de campo bastante amplia para asegurar que el objeto esta enfocado, ya que no vamos a saber con absoluta certeza el punto en el que el objeto impactará con el agua. Usa un ISO 100 para obtener buena calidad de imagen, y ajusta la velocidad de disparo a la velocidad de sincronización del flash (normalmente entre 1/200s y 1/250s). El destello del flash es el que va a congelar el movimiento del agua y no la velocidad de disparo, al ser la única luz que aparezca la luz aportada por el flash.

Usa un disparador para activar a la vez el flash y la cámara. Algunos flashes te permiten sincronizarlos automáticamente con el flash interno de la cámara y activarse al dispararse éste; también puedes usar un cable sincronizador, o una célula fotoeléctrica acoplada al flash. Si utilizas esta última opción coloca un cartón o algo opaco delante del flash de la cámara para que la luz que emita solo llegue al flash externo y no te provoque un brillo indeseado en la superpie del cristal de la pecera.

splash_3

 

4.- Añade un reflector.

Sujeta el objeto sobre la superficie del agua y haz una foto de prueba. Quedará muy oscuro por un lado, así que coloca una superficie reflectante en el extremo de la pecera opuesto a tu flash. Esto hará que esa parte oscura adquiera algo de luz.

Si dispones de otro flash y puedes sincronizarlo también con la cámara podrás controlar mucho mejor la iluminación sobre el objeto.

splash_4

 

5.- Ajusta el enfoque.

Tenemos que predeterminar de antemano el enfoque porque nuestra cámara no va a ser lo suficientemente rápida como para enfocar en condiciones de oscuridad al objeto que está cayendo a elevada velocidad. Puedes usar un lápiz sumergiéndolo en el medio de la pecera para que la cámara lo enfoque y después pasar a enfoque manual para que dicho enfoque no cambie. Únicamente deberemos de intentar soltar nuestro objeto en el mismo punto donde hemos colocado previamente el lápiz.

Como no podemos ser absolutamente precisos, la profundidad de campo que hemos conseguido al usar una apertura pequeña nos ayudará a tenerlo todo enfocado aunque nos desviemos un poco del punto de impacto.

splash_5

 

6.- Ajusta el tiempo de disparo.

Coge el objeto que vas a fotografiar y suéltalo sobre la pecera. Trata de ajustar el momento en el que el objeto impacta con el agua con el que disparas la cámara. Después de cada disparo limpia las gotas sobre la superficie de la pecera con papel de cocina antes de volver a hacer otro disparo. Puede que tengas que hacer bastantes intentos antes de conseguir una buena toma.

splash_6

 

7.- Limpia la imagen.

Una vez conseguida la foto en la que el objeto impacta con el agua es tiempo de procesarla en Photoshop. El primer paso es eliminar esas manchas sobre el cristal provocadas por gotas de agua o impurezas de la superficie de la pecera. Puedes usar el botón de clonar para eliminarlas o, si has usado un fondo negro, simplemente usando un pincel de ese color para pintar encima de las manchas.

splash_7

8.- Aumenta el contraste de la imagen.

Crea una nueva capa de ajustes y selecciona un ajuste de niveles. Mueve el puntero del punto negro y del gris hasta que obtengas una imagen contrastada a tu gusto.

splash_8

 

9.- Asegúrate de secar bien todo tu equipo.

Una vez que hayas terminado de realizar las fotos es importante que seques bien todo tu equipo. Normalmente las cámaras aguantan bien las pequeñas salpicaduras sin que entre el agua dentro de la cámara, pero es conveniente eliminar las gotas en la superficie de la cámara para evitar que la humedad pueda afectar a nuestro equipo o que incluso pueda favorecer la aparición de hongos.

splash_9

 

Una buena limpieza después de terminar de hacer fotos y antes de guardar el equipo es siempre primordial.

 Fresh.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s