Cómo escoger el trípode adecuado.

Escoger un trípode puede ser una tarea abrumadora dada la cantidad ingente de diferentes tipos y opciones que hay en el mercado. Por una parte, un trípode es una simple herramienta que sirve para mantener la cámara estable cuando la usamos en condiciones de luz adversas. Por otra parte, hay muchas variables diferentes que entran en juego a la hora de escoger un trípode: ¿cómo de alto será? ¿cómo de ligero? ¿cómo de estable? ¿cuánto peso puede soportar? ¿cuál es el precio? Estas son algunas de las preguntas que pueden surgir cuando miramos trípodes.

Tripod_01 Antes de entrar en los intrincados detalles sobre los trípodes, vamos a ver las ventajas y desventajas de los trípodes y por qué necesitamos uno para nuestra cámara.

 1.- ¿Por qué necesitamos un trípode?

¿Cuál es el propósito de un trípode? Necesitaremos un trípode por alguna (o todas) de las siguientes razones:

a.- Para incrementar la nitidez y la profundidad de campo en tus imágenes manteniendo la cámara estable en condiciones de baja luz, o cuando  usamos velocidades lentas de obturación.

b.- Para descansar un equipo pesado, como pueden ser teleobjetivos, en el trípode.

c.- Incrementar la calidad de las imágenes al mantener el número ISO bajo.

d.- Permitir una más cuidadosa composición dado que encuadramos el disparo exactamente cómo queremos.

e.- Preparar disparos HDR y panorámicas que requieren de precisión.

f.- Fotografiar sujetos durante la noche como la luna, los planetas, las estrellas, etc., así como pintar con luz o usar la luz disponible para paisaje o arquitectura.

g.- Hacer autorretratos con el auto disparador de la cámara.

h.- Hacer macro extremo (flores, insectos, etc.).

i.- Sujetar varios objetos como flashes, reflectores, etc.

j.- Disparar en ángulos difíciles o casi imposibles.

k.- Grabar video libre de vibraciones.

Aunque con la reciente introducción de los grandes angulares como el Nikon 16-35mm F/4.0 VR con tecnología reducción de la vibración, y cámaras DSLR como la Nikon D4s que tienen una gran respuesta a ISOs altos, casi uno no requiere del uso de un trípode. Sin embargo, es preferible aún así mantener un ISO bajo en la cámara y enmarcar bien el disparo para HDRs o imágenes panorámicas. Además, hay situaciones en las cuales debes de usar un trípode para ralentizar y difuminar la acción como en la fotografía de cataratas y arroyos como en la imagen siguiente.

Tripod_02

Por eso, si eres un fotógrafo de paisajes, un buen trípode es imprescindible.

2.- Componentes de un trípode.

Un trípode generalmente se compone de las siguientes partes:

a.- Patas: Las patas de un trípode están generalmente hechas de aluminio, basalto, acero o fibra de carbono.

b.- Cabeza: Es la parte que sujeta el cuerpo de la cámara o el objetivo. Hay muchos tipos diferentes de cabezas, pero los tipos más populares son cabezas de bola y de rotula.

c.- Columna central: Una barra en el medio del trípode que permite elevar aún más la cabeza del trípode.

d.- Pies: Los buenos trípodes permiten cambiar los píes del trípode para su uso en interior o exterior.

Los trípodes más baratos tienen patas con una cabeza integrada no reemplazable y pies, y a veces un poste central; mientras que los trípodes de alta gama tienen un sistema modular con cabezas y pies reemplazables.

 3.- Desventajas de usar un trípode.

Los trípodes te pueden dar muchas opciones a la hora de conseguir la mejor calidad de imagen. Sin embargo, hay también algunas significativas desventajas a la hora de usarlos. Esencialmente:

a.- Son pesados. Aunque los hay relativamente ligeros de fibra de carbono, una vez que les añades la cabeza, el conjunto se hace bastante pesado.

b.- Son incómodos. No importa lo pequeños y plegables que puedan ser, aún así seguirán ocupando espacio y a menudo son incomodos de llevar o de viajar con ellos.

c.- Son difíciles de usar en entornos con mucha gente.

d.- Pueden ser muy caros. Un buen trípode puede llegar a valer más de 800€.

e.- Puede llevar un cierto tiempo montarlos, haciendo que te puedas perder los mejores momentos.

f.- Puedes dañar fácilmente tu cámara y tu objetivo si no sabes como manejarlos adecuadamente, o si el conjunto del trípode es barato e inestable.

 4.- Factores a considerar cuando escoges un trípode.

Como hemos señalado al comienzo, comprar un trípode puede ser una ardua tarea dada la cantidad de opciones que hay en el mercado desde pequeños y compactos hasta grandes y pesados. Vamos a examinar los diferentes factores a considerar y a identificar tus necesidades:

 4.1.- Ratio de peso.

La primera cosa que debemos de mirar es cuánto peso puede soportar un trípode. Muchos fotógrafos cometen el error de comprar un trípode que únicamente aguanta unos pocos kilos y no está preparado para un equipo DSLR pesado. Lo que acaba pasando es obvio: en un momento u otro todo el conjunto colapsa, destrozando la cámara y el objetivo.

Asegúrate siempre que el trípode que vas a comprar puede soportar al menos 1.5 veces más el peso de tu cámara y el objetivo más pesado. No olvides que a veces nos apoyamos sobre la cámara y aplicamos presión sobre ella. Puede que en el futuro quieras añadir a la cámara un flash o un grip, así que ten en cuenta también esos pesos.

 4.2.- Altura del trípode.

Siempre es recomendable comprar un trípode que se ajuste a nuestra altura, para que no tengamos que inclinarnos para mirar por el visor. Una vez que coloques la cámara sobre el trípode, el visor debería de estar a la altura del ojo. Está bien si queda más alto que la altura de nuestros ojos, siempre podemos ajustar las patas para acortar la altura. Sin embargo, si queda muy por debajo del nivel de los ojos, nos encontraremos inclinándonos todo el tiempo, lo cual puede ser una experiencia agotadora, especialmente cuando estamos esperando a que ocurra algún tipo de acción y necesitamos constantemente mirar a través del visor.

Si vas a comprar un trípode con una cabeza acoplada, querrás que  la punta de la cabeza esté a la altura de la barbilla. Si estás comprando un trípode modular con la cabeza por separado, asegúrate que la barra central llega hasta la altura de los hombros.

Otro factor a considerar es la altura del trípode cuando está plegado. ¿necesitas que encaje en tu equipaje de mano? Es importante si queremos llevarlo con nosotros en nuestros viajes.

 4.3.- El peso del trípode y su constitución.

El peso es un factor significativo a la hora de escoger un trípode. No queremos que el trípode sea demasiado pesado porque no encontraremos dejándolo en casa más que llevándolo por los caminos. Los trípodes más ligeros están hechos de material de fibra de carbono, que son extremadamente duros, estables y no se oxidan. Mientras que  la fibra de carbono es el mejor material para un trípode, desafortunadamente suelen tener un precio elevado.

El siguiente mejor material es el aluminio, el cual es más pesado que la fibra de carbono. La mayoría de los trípodes baratos están hechos de aluminio hoy en día. También podemos encontrar trípodes de acero inoxidable, pero se usan generalmente para equipamiento de video y son demasiado pesados para un uso regular.

En términos de peso total, trataremos de mantener el peso de las patas, sin contar la cabeza, por debajo de los 2.5 kg. Generalmente, las patas de fibra de carbono están entre 1 y 2 kg., mientras que las patas de aluminio entre 2 y 3 kg., dependiendo del tamaño y del peso que deban de soportar.

Tripod_03

4.4.- Las patas del trípode.

Las patas del trípode generalmente vienen en dos formas: tubulares y no tubulares. Todas las patas de fibra de carbono vienen en forma tubular y tienen un sistema de sujeción giratoria para asegurar las patas. Los trípodes de aluminio, acero y basalto pueden venir en diferentes formas y con sujeción de cierre rápido. Dependiendo de la altura del trípode pueden tener de entre 3 a 5 secciones. Cuantas más secciones más alto suele ser el trípode y generalmente menos estable.

 4.5.- Los pies del trípode.

Algunos trípodes avanzados nos permiten reemplazar los pies para adaptarlos a diferentes condiciones y situaciones, simplemente se acoplan a las patas del trípode. Hay diferentes tipos de pies de trípodes para interiores (goma o plástico) y para exteriores (punta metálica). A manos que estemos planeando disparar sobre hielo o condiciones resbaladizas, o necesitemos un extra de estabilidad al “clavar” el trípode en el suelo, los pies de goma que vienen con el trípode deberían de ser suficientes.

Tripod_04

4.6.- La columna central.

Algunos trípodes vienen con un poste central: una simple barra en el medio del trípode que nos permite incrementar o decrementar la altura a la que se encuentra la cámara simplemente moviendo el poste central arriba o abajo. No obstante, desplegar el poste central añade inestabilidad y vibraciones al conjunto del trípode, así que solo lo desplegaremos cuando sea estrictamente necesario.

Tripod_05

 

4.7.- La cabeza del trípode.

La cabeza del trípode es la parte más esencial del mismo. Es responsable de sujetar de manera segura la cámara y controlar sus movimientos. Un sistema de trípode por módulos no viene con una y la debemos de comprar por separado. Cuando escogemos una cabeza de trípode, debemos de asegurarnos de que soporta al menos el mismo peso que las patas.

Tripod_06 Hay tres tipos habituales de cabezas normalmente disponibles:

a.- Cabeza de rotula: Vienen con una palanca para el movimiento horizontal y algunos otros con otra para el movimiento vertical. Es el tipo más común de cabezas y se suelen construir integradas con los trípodes en los modelos más baratos.

 b.- Cabeza de bola: Solamente tienen un control que afloja o aprieta la bola impidiendo sus movimientos. Son muy flexibles y permiten ser operadas suavemente mientras que mantienen las cámaras/lentes bien sujetas.

c.- Cabeza Gimbal: Es una cabeza especial diseñada para objetivos pesados de más de 300mm. Comparadas con las anteriores, las cabezas Gimbal equilibran perfectamente el peso de la cámara y las lentes y son preferibles para la fotografía de acción. Son extremadamente fáciles de usar y no requieren apretar la cabeza cada vez que movemos la cámara.

tripod_gimbal

 

4.8.- Sistema rápido de acople.

Todas las modernas DSLR vienen con una rosca en la base de la cámara que permite que podamos acoplarla a un trípode o un monopíe. Hay objetivos pesados que también vienen con una rosca similar en una anillo de sujeción. Enganchar la cámara directamente al trípode sería una tarea ardua y complicada, así que los fabricantes vinieron con la solución de acoplar a la cámara una pequeña pieza a la cámara o el objetivo y que a su vez puede sujetarse a la cabeza del trípode.

Los trípodes más baratos vienen con una pieza de plástico mientras que los de precio más elevado vienen con una pieza de un material más resistente. El sistema es simple pero a la vez muy firme y libre de vibraciones.

Tripod_07

 

4.9.- Estabilidad.

Un trípode pesado no siempre significa un trípode estable. Hay muchos trípodes en el mercado que son pesados y duros pero también poco estables cuando los usamos en algunas condiciones meteorológicas. Cuando un trípode está completamente extendido tiene que resistir no sólo al viento sino toques y golpes ocasionales que puedan suceder en el terreno.

Siempre tenemos también que asegurarnos que la lente y la cámara están equilibradas sobre el trípode y no se inclinan en ninguna dirección, ya que acabarían haciendo caer el conjunto de cámara-trípode y por tanto dañarse.

 5.- ¿Qué trípode deberías de comprar?

Ahora que ya estás familiarizado con las características y criterios para seleccionar el trípode adecuado, probablemente estarás preguntándote qué trípode deberías de comprar para satisfacer tus necesidades.

Si recomendáramos a alguien que acaba de comprarse su primera DSLR que comprase el mejor trípode por un precio de más de 600€, ciertamente nos mirarías con cara de pensar que estamos locos, no importa las explicaciones que le diéramos. Por eso, esta es nuestra recomendación:

.- Si nunca has tenido un trípode y quieres comprar uno, compra el trípode más barato de aluminio con una cabeza integrada que te cueste menos de 100€. ¿Por qué recomendamos el más barato? Porque primero necesitarás entender cuánto vas a utilizar el trípode. Después de unos meses puede que estés haciendo un tipo de fotografía en la cual no requieras de un trípode, o bien puedes estar haciendo fotografía de paisaje o macro en la cual el trípode te será imprescindible. Un trípode barato te dará la suficiente información cómo para que llegues a apreciar cuál va a ser su papel en tu fotografía.

 .- Si ya tienes un trípode barato y quieres conseguir algo mejor, ahorra dinero (y frustraciones) y trata de conseguir un buen trípode con un sistema de acople rápido. Sáltate los modelos de trípode intermedios, considera tus necesidades en cuestiones de peso a soportar y peso a cargar, y adquiere un buen trípode duradero que te de servicio por muchos años.

3 Respuestas a “Cómo escoger el trípode adecuado.

  1. Pingback: 10 alternativas al trípode tradicional. | Fotografía DSLR·

  2. Hola buenas tardes, la verdad es que yo me inicio en esto de la fotografía y pues me vi en necesidad de adquirir un trípode para realizar cierto tipo de fotos, así que me precipite a comprar uno que vi muy barato en Internet (Al final dejo la liga). y no tome en consideración el peso de la cámara y los demás puntos que enuncia este artículo, he de decir que el trípode hasta el momento no me ha presentado problemas. Mi cámara es una STL a58 de SONY y pesa alrededor de 500gr. con un objetivo 18-55 mm, tengo otro objetivo de 55-200 mm pero no lo he probado en el trípode. El trípode si es algo endeble cuando se abre a su mayor capacidad pero repito no he tenido problemas.
    Aunque ahora que leí el artículo tengo miedo de haber hecho una mala compra y peor aun que mi cámara pueda resultar dañada.
    Agradecería su valoración al respecto.
    Adjunto liga del producto.
    https://www.amazon.com.mx/AmazonBasics-Tripi%C3%A9-ligero-127-bolsa/dp/B00XI87KV8/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1470770222&sr=8-1&keywords=trip%C3%ADe

    • Hola.
      Según las características del producto, estás un poco en el límite en lo que a peso soportado se refiere. Si no extiendes las patas más delgadas, y si mantienes la cámara en horizontal no deberías de tener problemas de estabilidad (siempre puedes usar algo de peso para lastrar el trípode y hacerlo algo más estable a las vibraciones).
      Puede que el problema te venga cuando uses el teleobjetivo y coloques la cabeza del flash para disparar con la cámara en formato vertical o en ángulo. Al ser mucho peso puede que no lo aguante y se mueva.
      Puedes hacer la prueba en casa fotografiando una página de un periódico o revista colocandola a 1 metro o 1.5 metros y disparando por un tiempo de unos 10 segundos usando un disparador o el temporizador para evitar inducir movimiento al disparar. Si notas que la foto sale movida cuando la amplíes al máximo es que vas a tener problemas en esas condiciones.
      Para casa o ciudad te va a venir bien si no lo exiges demasiado. Busca el conocer sus límites y así sabrás hasta dónde puedes llegar con él.
      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s