¿Por qué no vemos las cosas como lo hace nuestra cámara?

Hace unos días que las redes sociales se llenaron de mensajes con la polémica del vestido “blanco y dorado” o “azul y negro”.

camera vs eye_01

Todo ello nos lleva a preguntarnos ¿por qué lo que vemos con nuestros ojos no coincide muchas veces con lo que vemos a través de la cámara?

Entender cómo nuestras cámaras “ven” es clave para averiguar el por qué esto sucede y qué debemos de controlar en nuestras cámaras para conseguir representar en la imagen lo que tenemos en mente.

 

Cuando la cámara es mejor que nuestro ojo.

1.- Bajos niveles de luz.

Con bajos niveles de luz nuestros ojos son menos sensibles al color de lo normal. Los sensores de la cámara, por otra parte, tienen siempre la misma sensibilidad. Es por eso que las fotografías tomadas con poca luz parecen tener más color de que lo recordamos.

camera vs eye_02

 

2.- Larga exposición.

Cuanto más lenta sea la velocidad de disparo más luz entrará en la cámara y excitará el sensor. Por eso las largas exposiciones pueden hacer que aparezcan objetos en nuestras fotos que son casi imperceptibles ya que nuestro ojo es incapaz de verlos por mucho tiempo que estemos mirando.

camera vs eye_05

 

También las largas exposiciones nos permiten reflejar en las fotografías el paso del tiempo, algo que es imposible de hacer con nuestros ojos.

camera vs eye_04

camera vs eye_03

 

3.- Cortas exposiciones.

En el otro extremo, la fotografía de alta velocidad nos permite congelar el movimiento del sujeto y permitirnos ver detalles que de otra manera pasarían demasiado rápido como para ser percibidos por nuestro ojo.

camera vs eye_06

 

4.- Profundidad de campo.

En cierta manera el ojo y la cámara funcionan de manera parecida con respecto a la profundidad de campo. Si miramos fijamente a un punto, llegado un momento los objetos que se encuentran a su alrededor empiezan a percibirse de manera borrosa. Sin embargo, en cuanto movemos los ojos, las cosas vuelven a estar enfocadas.

Con nuestras cámaras, al usar grandes aperturas, conseguimos mantener una pequeña profundidad de campo y tener desenfocadas grandes partes de nuestra imagen que permanecerán así aunque movamos la cámara. Ese es uno de los motivos por los que las fotografías con pequeña profundidad de campo nos son tan agradables.

camera vs eye_07

 

5.- Color.

Con excepción de aquellos que sufren de algún grado de daltonismo, la mayoría de nosotros vemos en color, y no hay nada que podamos hacer para cambiar este hecho. Es quizás por esta razón por la que no permanecemos indiferentes ante una fotografía en blanco y negro. Hay a quienes nos gusta y quienes no la ven natural o real.

Durante mucho tiempo el color era una limitación en fotografía, y el ojo humano era mucho mejor que el color que podíamos conseguir. Hoy en día las cosas han cambiado, y no sólo las cámaras pueden captar muchos más tonos de color que el ojo humano, si no que nos dan una gran libertad a la hora de jugar con ellos, y podemos obtener fotografías con unos tonos, si queremos, diferentes a los que el ojo ve. También podemos eliminar por completo el color y tener fotografías monocromáticas.

camera vs eye_08

 

Cuándo el ojo humano (o el cerebro) es mejor que la cámara.

1.- Rango dinámico.

Algo que debemos de tener en cuenta es que cuando miramos con nuestros ojos, nuestro cerebro también está involucrado. Es por eso por lo que las ilusiones ópticas muchas veces nos engañan.

Cuando nuestros ojos miran una escena, rápidamente se ajustan a los cambios de luz. En una escena con zonas muy oscuras y otras muy brillantes, cuando nuestros ojos fijan su atención sobre alguna de ellas, rápidamente se ajustan para recibir la cantidad correcta de luz para poder ver detalles en cada parte de la escena. Cuando miramos una escena de este tipo, es como si nuestro cerebro capturase muchas instantáneas de las diferentes partes de la escena, cada una con la exposición correcta necesaria, y lo que percibimos fuese una combinación de todas esas capturas. (Esto es lo que ha sucedido con el caso del famoso vestido).

Nuestra cámara no puede hacer esto. Simplemente recoge la luz que llega al sensor a una apertura dada. Solamente podemos tener una única exposición para toda la escena.

Es en esas situaciones de escenas con gran contraste, en las que debemos de recurrir a técnicas fotográficas como el HDR (Alto Rango Dinámico) o a combinar diferentes exposiciones para hacer una fotografía que se parezca más a la manera en la que nuestros ojos la perciben.

Por otro lado, dependiendo de la manera en la que procesemos las diferentes zonas de sombras y de luces, el resultado final puede mostrarnos más detalle del que nuestros ojos realmente perciben y la imagen final no parecer realística. No es que sea algo malo en sí. Dependerá si queremos que la imagen final parezca realística o no.

camera vs eye_09

 

Conclusión.

El tipo de imágenes que son consideradas buenas difiere de una persona a ortra. Es subjetivo.

Hay personas que prefieren las fotografías que muestran lo que sus ojos son capaces de ver. Otros prefieren fotografías que muestran lo que sus ojos no pueden ver, como las largas exposiciones, el blanco y negro, o el HDR.

De cualquier modo, entender por que las cámaras “ven” las cosas de manera diferente a nuestros ojos puede ayudarnos a crear el tipo de imágenes que queremos hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s