¿Por qué la gente nunca sonríe en las fotos antiguas?

En la mayoría de las fotos antiguas, aquellas tomadas entre el siglo XIX y principios del siglo XX, la gente aparece sin sonreír. Esto llevó a la creencia popular de que la gente simplemente no sonreía en las fotos antiguas como en esta deprimente foto de bodas de 1900.

smile_01

Pero, ¿por qué la gente en las fotografías antiguas aparecen como si acabaran de oír las peores noticias de su vida? No lo podemos saber de seguro, pero existen algunas teorías que pueden derramar algo de luz sobre este hecho.

1.- La tecnología en esos primeros tiempos de la fotografía hacía difícil captar sonrisas.

Una de las explicaciones más populares para la falta de sonrisas en las fotos antiguas es que los grandes tiempos de exposición que las cámaras necesitaban para realizar la foto hacían que fuese importante que el sujeto permaneciera lo más quieto posible. De esa manera la persona no aparecería borrosa.

smile_02

La imagen anterior muestra el por qué las primeras cámaras lo tenían difícil para capturar una sonrisa. La figura en el centro está borrosa debido a que se ha movido ligeramente durante el largo tiempo de exposición. En teoría, queremos mantener una posición lo más quieta posible, y es más difícil mantener una sonrisa que un rostro inexpresivo.

Sin embargo esto no deja de ser una verdad a medias. Con la aparición de las Kodak Brownie y otras cámaras, aunque se seguía sin tener las posibilidades de hoy en día, ya no era necesario velocidades tan lentas de disparo. Aún así las sonrisas seguían siendo poco comunes en las fotografías. Eso sugiere que había también razones culturales por las cuales la gente no sonreía en las fotos.

2.- Los inicios de la fotografía estuvieron fuertemente influenciados por la pintura: lo que implicaba no sonreír.

smile_03

Hoy en día la fotografía es una manera de guardar nuestras vidas según son vividas, pero en los inicios de la fotografía el retrato estaba fuertemente imbuido en la tradición del retrato en la pintura. Un retrato trataba de congelar la apariencia de una persona en un momento dado, no de congelar un momento de la vida en sí. Incluso los modelos pensaban que debía de ser así.

El posado comenzó en parte debido a la posibilidad de capturar momentos dadas las limitaciones de las cámaras que tenían que hacer las fotos lentamente. Pero cuando las cámaras mejoraron, aún era difícil que la gente considera a la fotografía como un arte por sí misma, y permaneció en cierto modo unida a la pintura. Cuando las cámaras pudieron hacer las fotos más fácil y rápidamente, las fotografías seguían representando un ideal de vida, no un momento de la misma. Eso significaba de nuevo no sonreír.

3.- Las primeras fotografías eran vistas como un pasaje a la inmortalidad.

smile_04

Todos hemos oído historias de tribus o personas que consideraban que la fotografía capturaba el alma o la esencia de uno, y durante un tiempo fue una idea bastante generalizada. En nuestros días, cuando nos hacemos una retrato la meta es: o parecer atractivos, o captar las emociones del momento. Pero en los primeros tiempos de la fotografía la gente no estaba pensando en actualizar su perfil de Facebook, para ellos las fotografías eran un pasaje a la inmortalidad.

Eso era especialmente evidente en la tradición de la fotografía postmortem, en la que la persona recientemente fallecida era fotografiada posando como si aun estuviera viva. Una tradición que empezó junto con la fotografía, y que fue abandonada casi por completo, aunque no totalmente, a principios del siglo XX. Esa tradición nos muestra la mentalidad de esos tiempos: el retrato era usado como una manera de preservar la apariencia de los vivos para las futuras generaciones. Eso significaba, además, que el medio debía representar la seriedad sobre lo efímero. Como el propio Mark Twain dijo: “ Creo que la fotografía es el documento más importante que tenemos, y no hay nada que pueda dañar más la posteridad que una estúpida y tonta sonrisa captada y fijada para la eternidad”.

4.- La cultura victoriana miraba con desprecio el sonreír.

smile_05

Aunque es algo difícil de probar es posible que mucha gente, en los comienzos del siglo XX, simplemente pensara que sonreír les hacía parecer idiotas.

El ensayista de arte Nicholas Jeeves realizó una investigación para la publicación “Public DomainReview” sobre la sonrisa en los retratos, y llegó a la conclusión de que por siglos se ha considerado que sonreír era algo que sólo los bufones hacían. (Jeeves descartó la teoría alternativa de que una mala dentadura hacía que la gente se abstuviera de sonreír, pues después de todo, si todo el mundo tenía una mala dentadura, eso no sería un problema).

Como cualquier tesis cultural, es una suposición difícil de probar, y se pueden encontrar bastante excepciones, pero el que haya que buscar concienzudamente para encontrarlas indica en cierto modo la excepcionalidad de este hecho.

A finales del siglo XIX y principios del XX, la cultura general había desdeñado sonreír, y llevó un tiempo volver a recuperar la costumbre.

 

Entonces, ¿por qué está este hombre sonriendo?

Todo lo comentado anteriormente hace que la siguiente fotografía, tomada alrededor de 1904 sea tan sorprendente. Se rata de una fotografía perteneciente a la colección de Berthold Laufer correspondiente a su expedición a China. Este hombre está definitivamente sonriendo.

smile_06

No sabemos mucho sobre la foto en sí, pero nos ofrece una buena oportunidad para examinar de nuevo el por qué la gente en las fotos antiguamente no sonreía.

Las pistas descansan tanto en el sujeto como en el fotógrafo. El fotógrafo Berthold Laufer era un antropólogo, lo que significa que tenía una misión diferente a la de los demás fotógrafos de su tiempo: su propósito era captar cómo vivía la gente en vez de hacerles posar. Eso significaba captar una amplia variedad de emociones. El sujeto, amante del arroz, probablemente quería sonreír porque procedía de una cultura diferente, con su propia sensibilidad hacia la fotografía y el comportamiento en público. Ambos, fotógrafo y sujeto, eran personas apartadas de la cultura fotográfica generalista de su época, y ambos consiguieron crear una imagen impactante y sorprendente incluso para nuestros días.

No sabemos por qué este hombre comiendo arroz parece tan feliz, pero sabemos que nos entregó una imagen que nos hace sonreír también a nosotros hoy en día.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s