Crea un precioso fondo de bokeh con papel de aluminio.

La palabra Bokeh viene de un término japonés que significa “desenfoque”. En fotografía usamos esta expresión para referirnos a la forma que adquieren los puntos del luz al ser desenfocados.

Si tenemos un objetivo luminoso (con apertura máxima de f/2.8 o superior) podemos conseguir el bokeh con facilidad. Además, con el truco de la fotógrafa Laya Gerlock podréis crearos un bonito fondo lleno de bokeh para vuestras fotos de producto, haciendo que éstas destaquen aún más.

bokeh_wall_00Materiales necesarios:

1.- Una cámara con un objetivo luminoso (f/2.8 o superior a ser posible).

2.- Un flash que podamos activar remotamente.

3.- Un disparador inalámbrico.

4.- Geles (papel celofán) de colores.

5.- Papel de aluminio o papel de plata.

6.- Tijeras y cinta adhesiva.

Realización:

1.- Cogemos un trozo grande de papel de aluminio y lo arrugamos. No lo arrugaremos demasiado pues lo que pretendemos es que cada pequeño pico que se forme cree un círculo de desenfoque. Si la rugosidad es mucha, estos pequeños picos se solaparán unos a otros y no conseguiremos el efecto deseado.

bokeh_wall_01

2.- Desplegaremos el papel de aluminio y lo pegaremos (o sujetaremos) sobre una pared a 40 o 50 centímetros del sujeto. Una distancia suficiente para que con una gran apertura podamos tener al sujeto enfocado y el fondo desenfocado.

bokeh_wall_02

3.- Usaremos un gel de color sobre el flash para obtener el bokeh del color que queramos. Podemos usar la carcasa del difusor tanto para sujetar el gel como para tener una luz más equilibrada en el fondo.

bokeh_wall_03

4.- Colocaremos el flash debajo de la mesa donde estamos trabajando, apuntando hacia el papel de aluminio, y en modo manual estableceremos una potencia del flash bastante baja pues no queremos que el papel de aluminio se convierta en un resplandor completamente blanco de luz.

bokeh_wall_04

Prueba con una potencia de 1/64 o 1/128 y comprueba que sólo tienes un bokeh producido por las arrugas del papel.

Si a la mínima potencia sigues teniendo demasiada luz, puedes reducir un poco la intensidad de la luz colocando capas de pañuelos de papel sobre el flash.

5.- Prepararemos la iluminación del sujeto. Normalmente para la iluminación de producto vamos a usar una iluminación suave y homogénea, buscando que el tamaño aparente de la fuente de luz sea lo suficientemente grande para que abarque todo el producto.

bokeh_wall_05

6.- Haremos la foto asegurándonos que podemos disparar remotamente el flash, bien porque lo tenemos programado como esclavo y se dispare al accionarse el flash interno de la cámara, bien porque lo tenemos programado para ser controlado desde la cámara.

bokeh_wall_06


 

Nosotros hemos probado este truco con algunas variantes:

a.- Hemos sustituido el flash que ilumina al papel de aluminio por una linterna led que nos permite iluminar con diferentes colores.

bokeh_wall_08_b

b.- Para iluminar al sujeto hemos usado un flash a su mínima potencia (1/128) y un difusor para difuminar aún más su potencia y tener un tamaño de luz aparente un poco más grande al colocarlo lo suficientemente cerca del sujeto.

c.- Hemos constatado que si arrugamos mucho el papel de aluminio los puntos de luz son demasiados. Esta es la parte más difícil de controlar en nuestra opinión.

Podéis ver aquí el resultado:

bokeh_wall_07_b

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s