¿Qué es el “punto dulce” de un objetivo?

A los fotógrafos en muchas ocasiones nos obsesiona obtener las imágenes más nítidas posibles, y gran parte de la inversión que hacemos en equipamiento van dirigidas a conseguir los objetivos que nos den una buena relación nitidez / precio. Sin embargo debemos de ser conscientes también que la respuesta que obtenemos de nuestros objetivos en cuestión de nitidez depende, además de la calidad del mismo, de la apertura y la longitud focal que estemos utilizando.Un objetivo de mejor calidad tendrá mayor nitidez que otro de menos calidad, pero ésta no será la misma para todo su rango de aperturas y longitudes focales.

Quizás hayas oído hablar del término “punto dulce” o “sweet spot” en referencia a los objetivos y su calidad, pero ¿qué significa esta expresión?. El punto dulce es una expresión que se utiliza para indicarnos en qué rangos de aperturas y longitudes focales nuestro objetivo nos dan la mayor nitidez posible.

Normalmente cuando usamos un objetivo podemos notar como la nitidez de una imagen aumenta según cerramos el diafragma, y que a la máxima apertura no estamos consiguiendo toda la nitidez que ese objetivo es capaz de aportarnos. Si seguimos cerrando la apertura llega un momento en que empezamos a apreciar ciertos problemas de difracción que nos distorsionan levemente la imagen provocandonos de nuevo problemas con la nitidez.

Sweet_spot_02

Es por tanto que obtenemos la mayor calidad, en cuanto a nitidez, de nuestro objetivo cuando no nos acercamos a los valores extremos de aperturas.

Sweet_spot_01

La longitud focal también va a afectar, aunque en menor medida, a la nitidez que obtengamos

¿Cómo conocer el punto dulce de nuestro objetivo?

Una de las maneras más sencillas es acudir a la página de Dpreview que analiza los objetivos y buscar el objetivo del que queremos averiguar su punto dulce. En el análisis exhaustivo podremos ir viendo en unas gráficas cómo varia la nitidez al variar su apertura y que ésta aumenta al ir cerrando el diafragma para después volver a aumentar. Con estas gráficas podremos averiguar los valores de aperturas que nos ofrecen la mayor nitidez.

Sweet_spot_06

También podemos usar Google con los términos de búsqueda: “sweet spot” junto con la marca y modelo de nuestro objetivo. Encontraremos muchas páginas con los valores de ese rango de aperturas.

Finalmente podemos realizar la prueba de manera sencilla en nuestras casas. Para ello seguiremos los siguientes pasos:

1.- Colocaremos nuestra cámara sobre un trípode, y sobre una pared o superficie lisa enfrente nuestro pegaremos un periódico o revista, preferentemente una página con letras escritas.

Sweet_spot_04

2.- Usando el modo de disparo de prioridad a la apertura abre el diafragma del objetivo a su máxima apertura y haz una foto al periódico (para evitar que la foto pueda salir borrosa por el movimiento inducido al apretar el disparador usa el temporizador de la cámara o un disparador remoto). Repite la acción con valores cada vez más cerrados del diafragma hasta llegar al valor mínimo de apertura.

Si estás usando un objetivo zoom repite la operación para diferentes valores de longitud focal.

3.- Abriremos las imágenes obtenidas en nuestro ordenador y las ampliaremos al 100%. Iremos observando como va variando la nitidez de las imágenes obtenidas. Si no nos acordamos de los valores de apertura usados en cada toma, podemos consultar los datos EXIF consultando en las propiedades de la imagen.

Sweet_spot_05

4.- Con los resultados obtenidos crearemos una tabla que nos servirá para conocer en qué rango de aperturas obtenemos la mayor nitidez con nuestro objetivo.

No te obsesiones con el punto dulce.

Como hemos comentado al principio, el querer obtener las imágenes más nítidas posibles puede ser una obsesión, y como con todas las obsesiones no hay que dejarse llevar por ellas. Es bueno que sepamos cuándo vamos a obtener la mayor nitidez con nuestros objetivos, pero eso no implica que únicamente debamos de trabajar en ese rango de aperturas.

En la mayoría de los casos, la calidad y la nitidez de nuestros objetivos es ya más que aceptable aún en su máxima apertura. Sacrificar los valores grandes de apertura significa que sacrificamos también horas del día en las que la luz escasea; que no podamos disparar a la máxima velocidad posible y las fotos nos puedan salir movidas; y que no tengamos la profundidad de campo deseada.

Como con cualquier información está en nuestras manos saber utilizarla sabiamente y tomar las decisiones que creamos correctas en función de lo que deseemos conseguir.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s