La importancia del parasol del objetivo.

La mayoría de los objetivos vienen con un parasol para colocar en la parte delantera de los mismos. Sabemos que debemos de colocarlo cuando queremos evitar destellos en nuestras fotografías, pero quizás desconocemos el porqué de sus formas y las otras situaciones en las que nos puede ser útil.

Su principal uso.

El principal uso del parasol es bloquear los rayos de luz que pueden incidir en la lente de nuestro objetivo creando destellos o reflejos.

hood_05

Pero no sólo esto. El parasol también nos sirve para eliminar parte de la luz incidente que puede producirnos una imagen demasiado clara y poco contrastada. Funciona en ese sentido como cuando en días soleados nos ponemos una visera o colocamos la mano sobre nuestros ojos. De esta manera bloqueamos parte de la luz incidente, y al igual que con nuestra mirada, mejoramos la visibilidad y el contraste en nuestras imágenes, teniendo unas fotografías más definidas.

Aquí tenemos un par de ejemplos:

hood_01

hood_04

Otros usos.

El segundo uso principal de un parasol es el de protección. Cuando tenemos el parasol colocado estamos protegiendo nuestra lente de la lluvia o de partículas abrasivas que pueda llevar el viento. También ante golpes que pueda llevarse la lente cuando nos acercamos demasiado a un obstáculo o nos giramos y golpeamos algún objeto.

Su forma.

Cada objetivo tiene un parasol diseñado específicamente para él, y es importante usar el que aporta el fabricante para ese objetivo específico.

Normalmente los parasoles presentan dos formas: en forma de tubo o en forma de “flor”.

hood_02

Los parasoles de tipo “flor” o “tulipán” están pensados para objetivos zoom, o de longitud focal fija, que entran en la zona de los grandes angulares. Con el parasol colocado correctamente, la parte más larga nos cubrirá la parte superior e inferior del mismo, y las partes más cortas los laterales. Eso es debido a que como el sensor es rectangular no podemos extender demasiado el parasol por lo laterales sin que se nos produjera un viñeteado al usar un ángulo de visión tan amplio como el que ofrecen los grandes angulares.

Los parasoles tipo tubo son usados por los teleobjetivos. Dado que el ángulo de visión es mucho más cerrado podemos extender más la longitud del parasol para asegurar más protección a la lente frente a los rayos de luz.

Cuando no estamos haciendo fotos.

Cuando no estamos haciendo fotos siempre podemos dejar nuestro parasol en nuestra bolsa o mochila fotográfica, pero siempre es mejor tenerlo más a mano.

Mientras estamos en una sesión, llevando el equipo en la mochila de un lugar a otro, podemos dejar el parasol puesto. Éste protegerá al objetivo de polvo o ralladuras sin problemas y tendremos la cámara lista para fotografiar inmediatamente al momento de sacarla de la mochila o bolsa.

Si quieres ser más precavido puedes colocar la tapa del objetivo sin tener que retirar el parasol, la mayoría de las tapas de objetivos de hoy en día presentan un sistema de cierre que no sobresale ya del diámetro del objetivo.

Cuando ya no vayamos a usar nuestro equipo, la mejor forma de guardar el parasol es colocándolo de forma invertida sobre el objetivo. De esta manera el equipo ocupará menos espacio y estará siempre a mano.

hood_03

 

Con estas medidas tu cámara siempre estará lista para hacer fotos y no tendrás que preocuparte de la protección de tu equipo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s