10 consejos para dominar el enfoque automático.

Todas las cámaras de hoy en día vienen con un enfoque automático incorporado. Aunque ello nos facilita enormemente la labor de enfocar es importante además saber escoger adecuadamente el modo de enfoque que más se adecua a nuestro sujeto, así como conocer cuáles son los puntos fuertes y los débiles del mismo.

En estos consejos esperamos que encontréis toda la ayuda que necesitéis para dominar el enfoque automático:

1.- ¿Enfoque continuo o enfoque sencillo?

El enfoque sencillo (AF-S o Single Shot) es idóneo para sujetos estáticos. La operación de enfoque termina cuando la cámara confirma que el sujeto se encuentra enfocado. En esta situación somos libres de recomponer la escena mientras el sujeto se encuentra enfocado (manteniendo el disparador semi-apretado), siempre y cuando la distancia entre la cámara y el sujeto no varíe.

En enfoque continuo (AF-C o AI-SERVO), es adecuado para sujetos en movimiento. En este modo, una vez seleccionado un punto de enfoque, la cámara sigue enfocando al sujeto que ahí se encuentra en un primer lugar a lo largo del resto de puntos de enfoque. Si el sujeto se mantiene estático, puede que el autoenfoque, al tratar de predecir la posición del sujeto, acabe enfocando un punto en el que no está el sujeto.

2.- Utiliza el Botón trasero de enfoque.

Poder separar el botón de enfoque del botón de disparo nos puede ser de mucha utilidad.

Usar el botón de AF-L/AE-L como botón de enfoque nos permite enfocar apretando dicho botón, y que al soltarlo dejemos de enfocar. De esta manera podremos recomponer nuestra escena, independientemente del modo de enfoque que estemos utilizando, sin que perdamos el enfoque al apretar el botón de disparo al hacer la foto.

3.- Aprende a cambiar rápidamente de modo de enfoque.

Es interesante poder cambiar rápidamente del modo de enfoque continuo al modo sencillo. En las cámaras CANON podemos asignar algún botón de función para que haga esto cuando sea apretado. En las NIKON (y otras muchas) deberemos de apretar el botón de modo de enfoque y girar nuestro dial para pasar de un modo al otro.

Sea cual sea el modo que tengamos de cambiar de un modo de enfoque a otro, es importante que sepamos dónde está el botón que nos permite hacerlo y que podamos acceder a él rápidamente. Debemos de saber también en qué sentido debemos de girar nuestro dial (en caso de necesitar hacerlo) para pasar de un modo a otro con rapidez.

4.- Busca las zonas contrastadas en el encuadre.

Las cámaras enfocan mucho mejor en los puntos o zonas que muestran un gran contraste. Este contraste puede ser inherente al sujeto en si (una ropa con zonas blancas y negras), o causado por la iluminación (zona con sombras y luces).

Si el sujeto presenta un color homogéneo, o se encuentra completamente en sombras, será más difícil de enfocar.

5.- Usa preferiblemente los puntos de enfoque en forma de cruz.

Las cámaras de hoy en día presentan multitud de puntos de enfoque entre los que elegir (la Nikon D5 presenta 153 de estos puntos), pero no todos los puntos de enfoque son iguales. Entre dichos puntos de enfoque tenemos unos cuantos puntos de enfoque de cruz que son igual de sensibles tanto horizontal como verticalmente, haciéndoles más precisos.

Es importante conocer cuáles son estos puntos en nuestra cámara para poder usarlos en los momentos necesarios (la Nikon D5 dispone de 99 de este tipo). También hay modelos de cámaras que nos permiten tener solamente activados este tipo de puntos de enfoque para asegurarnos que sea cual sea el punto elegido va a ser de este tipo.

6.- Aprovecha el punto central de enfoque.

Las lentes de nuestros objetivos presentan su mayor calidad en el centro de las mismas. Por tanto, el enfoque será más preciso también en esta zona.

Habrá ciertas condiciones en las que la cámara tenga problemas para enfocar, en esos casos el punto central puede que siga enfocando cuando los demás ya hayan fallado. Tales situaciones son:

.- Escenarios de poca luminosidad.

.- Sujetos con iluminación trasera.

.- Sujetos que se mueven muy rápido.

.- Sujetos que se mueven de manera impredecible.

.- Pequeños sujetos en un encuadre muy grande.

7.- Minimiza la distancia entre el punto de enfoque y el reencuadre.

Acabamos de decir que es bueno aprovechar el punto de enfoque central, sin embargo, debemos de ser conscientes de que si estamos usando una gran apertura y, por consiguiente, una estrecha profundidad de campo, puede que al reencuadrar nuestra escena lo que queríamos enfocar quede desenfocado. Este problema se acentúa cuanto más cerca estemos del sujeto.

En estas ocasiones es bueno escoger un punto de enfoque lo más cercano al sujeto posible.

8.- Pre-enfoca.

Enfocar previamente en un punto por el que sabemos que el sujeto va a pasar puede ser muy útil en muchos casos:

.- Cuando estamos obligados a mantener una composición específica y no podemos seguir el movimiento del sujeto a través del encuadre.

.- Si sabemos que el sujeto pasará por un determinado objeto estacionario en el encuadre.

.- Cuando nuestro sujeto es  muy pequeño y está muy alejado de la cámara.

.- Si nuestro sujeto se mueve paralelamente al plano de enfoque.

En estas ocasiones, para maximizar las posibilidades de tener a nuestro sujeto enfocado, podemos usar una pequeña apertura y maximizar así la profundidad de campo.

9.- Mantén el movimiento paralelo.

Cuando enfocamos, no sólo permanece enfocado un punto, sino todos los puntos contenidos en el plano paralelo a la cámara que lo contiene.

Nun on the run.
Podemos utilizar este hecho para pre-enfocar a cierta distancia del sujeto a un punto dentro del plano en el que se mueve linealmente dicho sujeto.

10.- Utiliza algún objeto para enfocar.

Si nos encontramos en circunstancias de escasa luminosidad o de poco contraste, podemos utilizar algún elemento que aporte lo que nos falta.

Cuando estemos en oscuridad podemos iluminar con una pequeña linterna al sujeto para ayudar al enfoque, o podemos colocar un objeto de alto contraste junto al sujeto para poder enfocar. Una hoja de papel con un sujeto bien contrastado en ella nos puede servir.

Por ejemplo:

Después bloquearíamos el enfoque, retiraríamos el objeto o la iluminación adicional, y ya podríamos seguir con nuestra sesión de fotografía sin mayores problemas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s