Cómo conseguir sensación de profundidad en nuestras fotografías.

Cuando hacemos una fotografía, estamos plasmando una realidad tridimensional en un soporte bidimensional. Por eso es importante que de alguna manera tratemos de simular esa tercera dimensión si no queremos que nuestras imágenes parezcan planas y aburridas.

Vamos a ver cuatro maneras con las que añadir profundidad a nuestras imágenes y dotarlas de este modo de más impacto.

1.- Usar una reducida profundidad de campo.

Cuando enfocamos a un sujeto, no sólo este se encuentra enfocado, sino que también lo están todos los objetos que se encuentran a cierta distancia por delante y por detrás del mismo. A la distancia entre el punto más cercano que parece enfocado y el más lejano, la llamamos Profundidad de Campo, y va a depender de la apertura, la longitud focal y la distancia al sujeto.

Usar una reducida profundidad de capo nos va a ser muy útil en fotografía de retratos para separar el rostro del sujeto del fondo, haciendo que dicho rostro aparezca nítido y enfocado, y el fondo borroso.

Friends photo session: Blanca

Si queremos minimizar esta profundidad de campo deberemos de usar la máxima apertura de nuestro objetivo, la mayor longitud focal que tengamos, y acercarnos al sujeto lo más posible.

2.- Usar lineas conductoras.

Las líneas conductoras nos proporcionan un sentido del movimiento y de direccionalidad. En una imagen, esas líneas nos van a conducir la mirada hasta el horizonte o hasta el sujeto. Una carretera o camino, la altura de los edificios, la de los árboles, una pared o muro,… Todos estos elementos nos van a proporcionar líneas conductoras que al ir convergiendo nos van a crear la sensación de profundidad debido también en parte por el menor tamaño que los elementos que las forman van ocupando en la imagen.

Crossing the bridge.

Las líneas convergentes nos van a ser muy útiles en fotografía de paisaje de naturaleza, en paisaje urbano, en fotografía callejera e incuso en macrofotografía.

3.- Usar diferentes puntos de vista.

Hacer fotos desde la altura de nuestra mirada es algo instintivo, pero también es bastante propicio para tener unas fotos planas y sin fuerzas. Dependiendo del sujeto, puede que nos falte algún elemento en el primer plano sobre el cual fijar la mirada y por tanto perdamos esa sensación de profundidad y tridimensionalidad.

Una de las maneras más sencillas de arreglar este hecho es cambiar nuestro punto de vista y hacer una foto desde ángulos bajos incluyendo de esta manera bastantes elementos en primer plano que nos den un punto desde el que arrancar la mirada hacia el sujeto.

She's gone

Pero no sólo debemos de conformarnos con hacer las fotos desde el nivel del suelo. Aunque algo más complicado compositivamente podemos intentar el contrapicado o incluso el Plano Holandés. Lo que básicamente estamos buscado es cambiar la perspectiva del fotógrafo y cambiar así la del observador.

4.- Usar marcos.

Al usar marcos naturales, aparte de ayudarnos a centrar más la atención sobre el sujeto, estamos creando varias capas o estratos en nuestra imagen aumentando por tanto la profundidad de la imagen.

Podemos encontrarnos con marcos naturales como pueden ser ramas, rocas, cuevas; marcos artificiales como puertas, columnas, edificios, arcos; u otro tipo de marcos como pueden ser los formados por luces y sombras.

The Path.

Este tipo de técnica nos puede servir para todo tipo de sujeto, siempre que queramos destacarlo o aislarlo del resto del entorno o paisaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s