Consejos ergonómicos para fotógrafos.

Mantener una postura correcta es de gran importancia en cualquier actividad o trabajo. No sólo nos va a ayudar a realizar nuestro trabajo correctamente, sino que también nos va a permitir hacerlo de manera cómoda y segura.

Si nos gusta la fotografía y queremos aprovechar el máximo tiempo practicándola, es importante que cuidemos nuestra postura y la carga que llevamos. A veces llevamos sobre nuestro cuello, hombro o espalda, grandes pesos debidos al equipo fotográfico; además, solemos adoptar muchas veces posturas incomodas para conseguir el encuadre adecuado o caminamos largas distancias para llegar a los lugares deseados o recorriendo los parajes en busca de una buena captura.

Si queremos evitar que nuestra afición por la fotografía se convierta en algo pesado y doloroso, es importante que tomemos en cuenta ciertas consideraciones en cuanto a nuestro equipo como a nuestra postura al hacer las fotos.

A.- NUESTRO EQUIPAMIENTO.

Hay bastantes consideraciones que podemos tener en cuenta para aligerar nuestro equipo y para transportarlo de una manera más cómoda.

1.- La cámara.

Una cámara reflex con un cuerpo grande puede ser una ventaja por tener un mejor agarre y una mayor estabilidad, pero para muchos el inconveniente del peso es un gran factor a tener en cuenta. Si este es el caso, quizás es bueno considerar cambiar el equipo reflex por una mirrorless.

Las diferencias en cuanto a calidad se han acortado enormemente, y las desventajas de las cámaras sin espejo están siendo subsanadas con gran rapidez.

2.- La correa.

Nuestra cámara va a estar colgada mucho tiempo de nuestro cuello. Todos los fabricantes nos proveen de una correa para que podamos transportar nuestra cámara del cuello, pero suele estar pensada más para que se vea la marca y modelo de la misma que para transportarla por mucho tiempo.
Si vamos a llevar nuestra cámara colgada mucho tiempo al cuello, la correa puede que nos cause rozaduras y dolores de cervicales. Podemos mitigar estas molestias usando una correa de silicona que amortiguara el traqueteo de la cámara sobre nuestro cuello y su superficie más amplia y suave evitará rozaduras.

También podemos sustituir nuestra correa por una correa rápida (rapid strap) para descargar el peso sobre el hombro y llevar rápidamente la cámara a la altura del ojo.

3.- Bolsa o mochila.

Podemos encontrar en el mercado infinidad de modelos de bolsas y mochilas para nuestro equipo fotográfico de los más variados tamaños y formas. Lo importante es que compremos la bolsa o mochila pensando en el equipo que normalmente vamos a necesitar en nuestros desplazamientos y no en que transporte todo el equipo que poseemos. Debe por tanto poderse adaptar a diferentes configuraciones de equipamiento.


Con la bolsa estaremos cargando el peso sobre un hombro, y con la mochila sobre nuestra espalda. En cualquier caso es importante que distribuyamos el peso de manera equilibrada y, en el caso de la bolsa, cambiemos de lado cada cierto tiempo.

4.- El trípode.

El trípode es una herramienta esencial para el fotógrafo. En fotografía de estudio no va a suponer ningún problema, pero en fotografía de paisajes debemos de tener en cuenta que vamos a cargar con su peso por largas distancias.

Si ésta es la disciplina que más practicas, quizás es el momento de plantearse la adquisición de un trípode de carbono. Estos trípodes ofrecen una resistencia muy buena con un peso muy inferior a uno de metal equivalente.

B.- NUESTRA POSTURA.

Como fotógrafos podemos sufrir lesiones debido a la realización de movimientos repetitivos como puede ser el movimiento de llevarse la cámara a la altura del ojo o al inclinarnos sobre un trípode para realizar las fotos; también podemos lesionarnos por mantener una misma posición durante mucho tiempo como cuando estamos apostados en un lugar oculto esperando a que aparezca un animal en el lugar adecuado.

1.- Manteniendo una buena postura.

Es importante usar más nuestros músculos que nuestras articulaciones. Podemos aliviar la presión sobre las articulaciones usando más los músculos. Nuestros músculos se pueden agarrotar, pero podemos aliviarlos fácilmente con unos estiramientos.
.- Es importante tener una buena base. Separaremos nuestros pies moderadamente para conseguir estabilidad y doblaremos ligeramente las rodillas para aliviar las articulaciones y bajar el centro de gravedad de nuestro cuerpo.
.- Para proteger la parte baja de la espalda mantendremos la cadera en posición neutral manteniendo nuestra pelvis horizontal.
.- Mantén el cuerpo recto.
.- Ten los hombros bajos y hacia atrás.
.- Sujeta la cámara firme pero suavemente, con los codos estirados
.- Mantén la cámara los más cerca posible del cuerpo. Subiendo o bajando la cámara cuando tengamos que hacer ajustes o disparar en vez de inclinarnos sobre el mismo.

2.- Haz estiramientos.

Siempre es importante tener unos músculos fuertes y flexibles. Podemos fortalecer y flexibilizar nuestros músculos con ejercicio, eso nos ayudará a evitar lesiones, a soportar largo tiempo en una misma postura y a realizar tareas que de otro modo supondrían un gran esfuerzo.

Juliette Hunter, terapeuta deportivo, sugiere estos ejercicios sencillos para mantenernos tonificados:

a.- Estirando pecho y hombros:

Parados frente a una esquina, a unos 30 cm. de distancia de la misma, levantaremos los brazos y doblaremos los codos 90 grados colocando los antebrazos y las palmas de las manos en la pared. Apoyándonos en la esquina nos estiraremos hacia ella hasta que sintamos un estiramiento en el pecho y la parte delantera de los hombros. Para intensificar este ejercicio, nos inclinaremos hacia la esquina, teniendo cuidado de no extender demasiado la parte baja de la espalda y mantendremos esa posición entre 20 y 30 segundos. Repetiremos el ejercicio 3 veces.

b.- Estirando los brazos y la espalda:

Parados con los pies separados y las manos extendidas hacia el frente, cruzamos un brazo sobre el otro y lo giramos para que las palmas queden juntas. Nos inclinaremos ligeramente hacia delante hasta que sintamos un estiramiento en la espalda y el cuello, especialmente entre los omóplatos. Mantendremos ese estiramiento durante 20 o 30 segundos y lo repetiremos 3 veces.

c.- Estirando piernas y abdomen:

De pie, con los pies separados, inclinaremos la pelvis hacia atrás y bajaremos el cuerpo hasta estar en cuclillas. Sin permitir que las rodillas se muevan hacia adelante, iremos bajando las nalgas hacia atrás tanto como nuestra elasticidad y resistencia nos lo permitan.

Mantendremos esa posición entre 3 y 5 segundos para volver a la posición inicial centrándonos en poner el peso sobre los talones. Repetiremos el ejercicio 10 veces.

d.- Estirando piernas:

Parados con los pies separados adelantaremos el pie derecho hacia adelante y el izquierdo hacia atrás una distancia de 70 u 80 cm. Si vemos que perdemos el equilibrio podemos realizar este ejercicio apoyándonos en una pared.
Asegurándonos que tenemos el cuerpo recto y los hombros hacia atrás, nos apoyaremos en los dedos del pie más atrasado y doblando la rodilla bajaremos nuestro cuerpo tratando de que permanezca recto y no inclinado. El objetivo es conseguir que nuestro muslo esté paralelo frente al suelo con su peso a través del talón y las nalgas. La rodilla de atrás debe apuntar ligeramente hacia el suelo. Mantendremos el peso distribuido uniformemente entre las dos piernas, exhalamos y empujamos a través del talón del pie delante. Haremos un total de cinco repeticiones con cada pierna.

C.- FRENTE AL ORDENADOR.

El trabajo del fotógrafo no termina en el momento de accionar nuestra cámara, cuando llegamos a nuestra casa o al estudio, vamos a pasar bastante tiempo delante del ordenador revelando nuestras imágenes. Es por eso que también debemos de vigilar nuestra postura cuando trabajamos frente al ordenador.

.- Mantendremos la espalda apoyada en el respaldo y en posición erguida con los hombros relajados.
.- Es conveniente tener los pies pegados al suelo o en sobre un reposa-pies.
.- Situaremos la pantalla lo más alejada posible, a una distancia no inferior a 55 cm. Con el borde superior de la misma a la altura de nuestros ojos o por debajo. Descansaremos la vista cada hora mirando durante un tiempo a un horizonte más amplio, a poder ser con luz natural.
.- Trataremos de iluminar adecuadamente la estancia en la que nos encontremos, tratando de aprovechar al máximo las horas de luz solar. Lo más adecuado es colocar el monitor de costado de forma que los rayos solares incidan en la parte trasera sin que su sombra alcance el teclado.
.- Colocaremos el teclado de forma que no esté en el borde de la mesa para que podamos apoyar las muñecas.
.- Para el ratón, usaremos una alfombrilla anatómica, con una almohadilla en la que reposar nuestra muñeca y mantener así la mano recta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s