Cómo conseguir arrancar una sonrisa natural en una sesión de retrato.

Uno de los aspectos más complicados a la hora de hacer un retrato es conseguir que la pose de la persona a fotografiar parezca natural, y en especial en cuanto a la sonrisa se refiere. Conseguir que la sonrisa de una persona no parezca falsa o forzada no es algo fácil, sobre todo si no conocemos a nuestro modelo de nada, no es modelo profesional, y esas fotos le son importantes.

Vamos a ver algunas maneras de conseguir arrancar una sonrisa natural al modelo:

0.- Vete preparado a la sesión.

Antes de empezar cualquier trabajo es importante que nos hayamos preparado antes. Si queremos que nuestro modelo se encuentre relajado, no hay nada peor que nos vea inseguros y sin conocimiento de lo que estamos tratando de hacer.

Aprende todo lo que puedas a través de libros, tutoriales o clases, y practica antes con familiares y amigos. Cuando estés haciendo la sesión concéntrate más en hablar y dirigir al modelo que en revisar las fotos en la pantalla de la cámara. Esto último da una gran sensación de inseguridad en el modelo.

1.- Empieza a contar… y continúa.

Si tienes la costumbre de iniciar una cuenta hasta 3 para avisar al modelo del momento en el que vas a disparar, puedes continuar la cuenta del modo: “1, 2, 3, 4, 5,…”. Eso creará una situación inesperada y divertida que puede hacer que el modelo sonría.

2.- Si el truco anterior falla, reconócelo y actúa relajado.

Si al probar la técnica mencionada en el punto anterior no conseguimos que el modelo sonría, podemos simplemente reconocer la realidad y decir algo como: “Bueno, esto fue una broma estúpida, voy a tener que probarlo de nuevo la próxima vez.” Esto podría ayudarle a relajarse y sonreír.

3.- Haz algún sonido divertido.

En algunos casos puede funcionar el hacer algún ruido divertido para desconcertar al modelo y sacarlo del estado de tensión y que se relaje con una sonrisa. Si no tienes demasiado sentido del ridículo puede ser una buena opción.

El fotógrafo de retratos Peter Hurley es un experto en este método, y en sus talleres y clases trabaja mucho este aspecto.

Si controláis un poco el inglés os recomendamos que veáis alguno de sus videos.

4.- Dile algún elogio de cuando en cuando.

En cualquier trabajo es bueno que de cuando en cuando elogiemos lo que la otra persona está haciendo, y cuando estamos haciendo retratos y queremos que la persona se relaje es importante de cuando en cuando decir algún halago o cumplido.

Debes de ser siempre natural en este aspecto. No se trata de decir halagos continuamente y de manera monótona, sino de destacar de manera favorable algún gesto o postura que haga el modelo y a partir de ese gesto seguir trabajando para conseguir la pose deseada dando a la vez confianza en que lo está haciendo bien.

Si estamos trabajando con alguien del sexo opuesto debemos de tener cuidado y no cruzar ninguna línea roja ni extralimitarnos. No debemos de recurrir a tocar al modelo para colocar la pose y nos limitaremos a darle indicaciones por palabra, gestos o colocándonos nosotros en esa posición deseada. Únicamente si tenemos mucha confianza confirmada por parte del modelo podremos tocarle y colocarle en posición.

Si procedemos de otra manera haremos que el modelo se encuentre incomodo, tenso e incluso abandone la sesión. No consiguiendo, por lo tanto, naturalidad en sus expresiones.

5.- Una sonrisa falsa puede derivar en una risa genuina.

A veces simular una sonrisa forzada, o reírnos de manera falsa descaradamente, puede provocar una reacción de genuina risa. Debemos de saber aprovechar este hecho y estar listos para disparar.

6.- Usa la psicología inversa.

No fuerces a tu modelo a que sonría. En vez de eso, háblale de manera seria y grave encomiándola a que no sonría en absoluto. Cuando se nos prohíbe algo tendemos a incumplirlo, y muchas veces también es muy complicado mantenerse serio sin que se nos escape alguna sonrisa genuina.

7.- Conoce al modelo.

En cualquier sesión de retrato es bueno pasar cierto tiempo antes de la misma hablando con el modelo. Podemos conocer qué es lo que espera conseguir en el retrato, cuáles son sus puntos fuertes y sus puntos débiles en cuanto a su físico y poses. Lo que algunos desde fuera podemos ver como puntos fuertes en el físico de alguien, esa persona lo puede ver como punto débil o incluso avergonzarse de esa parte de su cuerpo. Es nuestro deber hablar con ella y saber qué es lo que quiere destacar de su físico y qué no. Con su rostro puede pasar lo mismo y considerar algún lado o ángulo más favorable que otro.

También es bueno conocer algo más de la persona, trataremos de averiguar lo que los hace felices, lo que les gusta y con lo que disfrutan. Durante la sesión fotográfica, trataremos de hacer que piensen en esas cosas. Todo el mundo tiene una sonrisa en su cara cuando piensan en las cosas con las que disfruta.

Anuncios

2 Respuestas a “Cómo conseguir arrancar una sonrisa natural en una sesión de retrato.

  1. Pingback: 6 consejos para cuando haces por primera vez un retrato. | Fotografía DSLR·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s