Cómo ver y fotografiar las Auroras Boreales.

Recientemente hemos tenido la oportunidad de volver a Islandia con la intención de poder fotografiar las Auroras Boreales. Después de un par de noches con el cielo nublado, pudimos verlas y fotografiarlas. En este artículo queremos compartir con vosotros las cosas que aprendimos y los consejos que seguimos para conseguir fotografiarlas.

Empecemos:

1.- ¿Qué son las Auroras Boreales?

Las Auroras Boreales (o Auroras Australes si te encuentras en el Hemisferio Sur) son el resultado de la colisión de las partículas gaseosas que se encuentran en la atmósfera con las partículas cargadas eléctricamente que emite el sol. Los diferentes colores que adquieren las Auroras dependen del tipo de partículas con las que colisionan. El color más común, el verde, es debido a la colisión con las moléculas de oxigeno localizadas a unos 100 km de la tierra. Las Auroras de color rojizo son más raras y se produce por la colisión con el oxígeno situado a más de 300km de altitud. Las Auroras de color azulado son debidas a la colisión con moléculas de nitrógeno.

2.- ¿Dónde ver las Auroras?

La aparición de Auroras depende de la latitud en la que se encuentre el observador. Cuanto más cerca de los Polos Magnéticos nos encontremos más probabilidades tendremos de observarlas. Hasta una distancia de unos 2.500 km de los polos la probabilidad es casi del 100%, disminuyendo según nos vamos alejando de los mismos.

En el Hemisferio Sur, esta zona se circunscribe casi en exclusiva a la Antártida, teniendo escasas posibilidades de ser vistas desde la punta de Nueva Zelanda o Chile en periodos de alta actividad solar.

En el Hemisferio Norte tenemos muchas más zonas para ver las Auroras, desde el norte de América, hasta el norte de Europa. Alaska y Canadá son buenos lugares para observar las Auroras en América, y Groenlandia, Islandia, Noruega, Finlandia, Suecia y Rusia son buenos lugares para observarlas en Europa. No obstante, en los últimos años de gran actividad solar se han podido ver en Irlanda y Escocia.

3.- ¿Cuándo ver las Auroras?

Durante el verano no se pueden ver las Auroras debido a que a esas latitudes las noches son muy cortas y por tanto no hay oscuridad suficiente como para verlas. Desde los meses de septiembre a marzo ya es posible verlas, y las mejores horas son entre las 9 pm y la 1 am.

Aunque podemos verlas siempre y cuando el cielo esté despejado, es bueno aprovechar los días de luna nueva para asegurarnos la mayor oscuridad posible y poder apreciarlas mejor.

Para localizarlas, deberemos de mirar hacia el norte (por algo también se las conoce como las Luces del Norte) en un lugar que tenga el horizonte despejado. Si ya están activas las podréis ver a simple vista, pero si no lo están, pueden estar presentes en el cielo en apariencia de una nube con un brillo blanquecino. Si queremos una confirmación, realizaremos una fotografía de larga exposición nos lo puede confirmar si  observamos en la imagen obtenida los colores de la Aurora.

Para ayudarnos a saber si hay probabilidad de que aparezcan Auroras, la mayoría de los servicios meteorológicos de los lugares donde hay más probabilidad de verlas ofrecen un servicio de previsión de auroras. Así podemos encontrar predicciones en la página de la NASA, Europa, Islandia, Noruega, Alaska,…

Allí podremos encontrar una predicción de hasta 3 días en antelación con información de la nubosidad que podemos encontrar así como un indicador de la probabilidad de que se formen.

Este indicador puede ser un indicador Kp que, en una escala del 0 al 9, mide la actividad geomágnetica. Cuanto mayor es el número mayor es la intensidad de la Aurora. Asociado a este índice podemos encontrar también un índice G que predice las tormentas geomágneticas. Este índice va de G1 a G5, asociándose el valor G1 a un Kp5, y ascendentemente hasta un G5 = Kp9.

No obstante, aunque el índice sea muy bajo, os animamos a que salgáis a hacer fotos si el cielo está despejado. En nuestro viaje a Islandia hemos podido observar las Auroras con un nivel tan bajo como el 1, aunque su duración fue relativamente corta. Si al final la Aurora no aparece siempre podéis aprovechar el cielo estrellado.

Es muy importante haber estado buscando durante el día aquellas localizaciones que hayamos pensado que pueden ser interesantes a nivel compositivo, comprobando que se puede acceder bien a ellas y que no presentan demasiados obstáculos que puedan causarnos un accidente cuando acudamos a ellas de noche.

4.- ¿Qué equipamiento necesito?

a.- Equipamiento fotográfico.

Aunque las Auroras son observables a simple vista, necesitamos una cámara que nos permita trabajar en modo manual para poder hacer largas exposiciones y así tener unos colores más intensos de la Aurora. También nos interesa una cámara que responda bastante bien ante valor altos de ISO. Por tanto una réflex es lo ideal.

En cuanto al objetivo, lo mejor es poder contar con un gran angular ya que las Auroras van a ocupar un gran espacio en el cielo y si queremos captarlas en su totalidad o lo máximo posible nos conviene un objetivo de este tipo. Si además podemos contar con un objetivo luminoso (f/2 o f/2.8) sería lo ideal. También es muy bueno si nuestro objetivo cuenta con la posibilidad de ver a la distancia a la que está enfocando, pues vamos a estar enfocando en la oscuridad de manera manual y nos es más fácil iluminar esta ventana con información que algún punto lo suficientemente alejado para poder enfocar sobre él.

Si no contamos con esta posibilidad siempre podemos enfocar durante el día a algún punto situado en el horizonte marcar en nuestro objetivo en qué posición del anillo de enfoque se produce este hecho para reproducirlo más tarde en la oscuridad.

También es imprescindible la utilización de un trípode pues vamos a estar realizando largas exposiciones.

Por último, un disparador remoto nos puede ayudar a minimizar posibles movimientos y vibraciones en la cámara. Si no disponemos de él, podemos usar el temporizador de la cámara y que la foto se realice al menos un par de segundos después de apretarse el botón de disparo.

Si queremos incorporar algún elemento a la escena es necesario llevar alguna linterna o flash para iluminarlo.

b.- Equipamiento no fotográfico.

Dado que sólo se pueden observar en invierno, y en altas latitudes, es muy conveniente que vayas muy abrigado. En Islandia, a mediados de noviembre, hemos llegado a estar a -16ºC, y a estar haciendo fotos a -º15ºC. A esas temperaturas, todo el abrigo que puedas llevar se agradece.

Además, con el frío, las baterías se agotan más rápidamente. Si llevas alguna batería extra de más es conveniente que la lleves en algún bolsillo interior para mantenerla caliente y no se vaya descargando por el frío.

En ese sentido puede ser muy interesante hacerse con unos guantes para fotógrafo o cazador, que permiten dejar al descubierto los dedos pulgar e índice para poder manejar los botones de la cámara. Su precio, además, suele ser el mismo que el de unos buenos guantes: alrededor de los 20€.

Para poder trabajar con comodidad con la cámara, es también casi imprescindible una linterna frontal.

También es interesante llevarse un termo con un buen café o unas sopitas para hacer tiempo mientras esperas en la localización a que se produzcan las auroras.

Unos frutos secos y algunas chocolatinas o barritas energéticas son también un buen acompañante.

5.- ¿Qué ajustes de cámara usar?

Como estamos haciendo larga exposición nocturna, podemos seguir las reglas básicas de la fotografía nocturna.

Si no queremos que nos aparezca el movimiento de las estrellas en forma de trazas, usaremos la regla que nos dice que si dividimos 600 entre la longitud focal que vayamos a utilizar tenemos el tiempo máximo en segundos de que disponemos. Ej: Si nuestra focal es de 10mm podremos estar exponiendo por 60 segundos (600 / 10) antes de que se aprecie movimiento en las estrellas.

Normalmente usaremos un valor de tiempo de exposición de entre 20 y 30 segundos si no queremos que el movimiento de la Aurora nos cree una mancha de color informe por exponer demasiado tiempo.

Enfocaremos al infinito y usaremos la máxima apertura que nos ofrezca el objetivo.

En cuanto al valor del ISO es necesario que sepamos hasta dónde podemos llegar con nuestra cámara para que la fotografía final pueda tener la calidad suficiente sin la aparición de demasiado ruido. Lo normal es que nos estemos moviendo entre ISO 800 a ISO 3200, tratando de estar en los valores más bajos si observamos que podemos obtener una exposición correcta con ellos.

Si deseamos crear un time-lapse, o simplemente no queremos esperar entre foto y foto, deberemos de desactivar la opción de reducción de ruido, pues de lo contrario la cámara tardará como mínimo los mismos segundos en procesar la imagen que los que tardó en exponerla.

6.- Disfruta de las vistas.

Llevarse una buena fotografía a casa es algo estupendo, pero como habéis visto, las Auroras son un espectáculo cambiante. Reserva tiempo para disfrutar de dicho fenómeno. No pases tanto tiempo mirando por el visor de la cámara y haciendo ajustes que te pierdas esa maravilla de la naturaleza.

Una respuesta a “Cómo ver y fotografiar las Auroras Boreales.

  1. Pingback: ¿Merece la pena revisitar un mismo lugar para fotografiarlo? | Fotografía DSLR·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s