5 sencillos trucos para conseguir un mejor enfoque.

Los tres pilares de una buena fotografía son: composición, iluminación y enfoque. Si flojeamos en alguno de estos aspectos nuestras imágenes carecerán del impacto deseado. En el procesado podremos corregir levemente algunos de estos aspectos gracias al recorte, las herramientas de retoque y las herramientas de enfoque, pero solamente si las deficiencias son pequeñas.

Hoy vamos a centrarnos en 5 trucos que nos ayudarán a tener un enfoque preciso de nuestro sujeto.

1.- Elige un punto de enfoque.

Las cámaras modernas nos ofrecen cada vez más puntos de enfoque entre los que elegir, pero también presentan un modo automático en el que la cámara elige entre esos puntos dónde enfocar. Este sistema localiza entre todo el encuadre qué puntos están más cercanos al plano de la cámara y establece el enfoque sobre ellos.

Si no tenemos cuidado y vigilamos atentamente tanto a nuestro sujeto como a su entorno, puede que una rama, u otro tipo de objeto esté más cerca que el sujeto y la cámara lo enfoque. En muchas ocasiones el cambio de enfoque será evidente, pero habrá otras ocasiones en las que no nos demos cuenta de que el sujeto está desenfocado hasta que veamos la foto en el ordenador a tamaño grande.

2.- No necesariamente tiene que ser el punto central.

El punto central de enfoque es el punto más preciso debido a la construcción óptica de los objetivos. No obstante, como hemos mencionado antes, en la actualidad podemos elegir entre numerosos puntos a lo largo y ancho del visor sobre los cuales enfocar.

Cuando usamos el punto central para enfocar cuando el sujeto no se encuentra en el centro del encuadre lo que hacemos es enfocar apretando hasta la mitad el disparador de nuestras cámaras y después, sin soltar, reencuadrar para colocar al sujeto en la zona deseada del encuadre.

Si bien no es una mala técnica, debemos de ser conscientes que en situaciones en las que estamos cerca del sujeto, y estamos usando un objetivo muy luminoso y/o con una longitud focal elevada puede hacer que tengamos una estrecha profundidad de campo y que la distancia entre algo enfocado y algo desenfocado sea de casi un centimetro. (Por ejemplo: con una cámara DX y un objetivo 50mm f/1.8 algo enfocado a 50cm estará enfocado y algo a 50.5cm desenfocado).

Con estos valores al enfocar y reencuadrar, al girar la cámara, podemos estar atravesando esa barrera de escasos centímetros y que en la nueva posición tengamos zonas desenfocadas. En esta situación es mejor utilizar alguno de los otros puntos de enfoque para no tener que reencuadrar y tener así los puntos deseados enfocados.

3.- Utiliza el zoom del modo LiveView.

Para verificar que tenemos la zona deseada enfocada, podemos usar el modo LiveView de nuestras cámaras y activando el zoom de la pantalla, usar el enfoque manual enfocar de manera más precisa en esa zonas deseadas.

También nos sirve como un método manual de hallar la hiperfocal (la mínima distancia a la que debemos de enfocar para que con una apertura dada tengamos enfocado los puntos en el infinito). Para ello haremos zoom en la pantalla en un punto del horizonte lo suficientemente alejado, y con el enfoque manual iremos moviendo el anillo de enfoque poco a poco desde las posiciones de enfoque más cercanas hasta que veamos que esa zona del horizonte se encuentra iluminada. De esta manera aseguraremos que para esa apertura y longitud focal esa es la distancia de la hiperfocal.

4.- En situaciones de contraluz haz sombra en el objetivo.

Cuando el sol nos da directamente en los ojos nos cuesta enfocar a un sujeto en concreto que se encuentre en sombra. Lo mismo nos sucede con nuestras cámaras. Cuando tenemos el sol de frente y nuestro sujeto en sombra, puede que nuestra cámara tenga problemas para enfocarlo debido a tan alto contraste. Para aliviar esta situación podemos hacer sombra con la mano para que no llegue tanta luz a nuestro objetivo o incluso tapar parte del mismo para que la luz sea más homogénea.

Una vez enfocado el sujeto podemos pasar a enfoque manual para no perder dicho enfoque y que se recalcule la exposición, o bien podemos usar el botón trasero de AE-L / AF-L para bloquear el enfoque manteniendo desbloqueado el control de la exposición, así cuando apretemos dicho botón se nos bloqueará el enfoque (mientras estamos haciendo sombra con la mano), y cuando apretemos el disparador (sin estar ya haciendo sombra) se calculará solamente la exposición correcta.

5.- No esperes a la confirmación del enfoque y aprieta el disparador hasta el fondo.

En situaciones normales a la hora de realizar una fotografía apretamos el botón de disparo hasta la mitad y cuando oímos el pitido de confirmación del enfoque u observamos en el visor que el punto de enfoque se ilumina de rojo, apretamos el botón de disparo hasta el fondo y realizamos la fotografía. No obstante, si el sujeto se está moviendo, puede que ese breve intervalo de tiempo que pasa desde que se confirma y bloque el enfoque hasta que apretamos a fondo el disparador haga que el sujeto salga del plano de enfoque.

Para evitar estas situaciones, cuando tengamos el punto de enfoque situado sobre nuestro sujeto, podemos apretar a fondo el botón de disparo ya que la cámara no realizará dicho disparo hasta que no consiga enfocar. De esta manera podemos minimizar aún más ese intervalo de tiempo y asegurarnos que el sujeto en movimiento permanece enfocado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s