2 nuevas reglas de composición para mejorar nuestras imágenes.

Siempre hay un tremendo debate sobre si realmente existen unas reglas de composición, si debemos seguirlas siempre o es bueno romperlas, etc… La verdad es que reglas de composición hay muchas y podemos cambiar unas por otras en función de lo que queramos expresar o de cómo se ajusten mejor a la hora de colocar nuestros elementos fotográficos dentro del encuadre.

Hoy queremos compartir con vosotros una par de reglas que el fotógrafo James Allan Stewart considera bastante interesantes a la hora de conseguir unas imágenes más interesantes y dinámicas.

Empecemos:

1.- Equilibra las luces y las sombras.

Es importante tener un equilibrio entre las zonas claras y oscuras de nuestra imagen, incluso si nos hace apartarnos de reglas más tradicionales como la regla de los tercios, etc.

Según Stewart, las zonas oscuras son compositivamente más “pesadas” que las claras, y hacen que la vista acabe yendo hacia esas partes.

En este primer ejemplo hemos colocado el ojo del sujeto (principal punto de atención) atendiendo a la regla de los tercios, pero la zona oscura formada por el pelo arremolinado hace que la vista acabe descansando en esa parte.

Si usamos un encuadre más amplio del sujeto, en el que se utiliza un fondo oscuro para equilibrar más la imagen, aportaremos más peso con las zonas oscuras de la izquierda, y lograremos una imagen más agradable y equilibrada, haciendo que el ojo del sujeto acabe recibiendo más atención que en la imagen anterior.

Otros ejemplos de esta regla:

Y finalmente:

2.- Lee la foto de izquierda a derecha.

La mayoría de los idiomas se escriben de izquierda a derecha, y las fotografías también se suelen leer en ese sentido. Es por tanto importante que si vamos a contar una historia con nuestra imagen el punto culminante de la misma no llegue demasiado pronto, o que la imagen carezca del mismo, o bien que exista un gran vacío hasta llegar al mismo.

Veámoslo con un ejemplo:

En la imagen anterior, llegamos al clímax (la cara del sujeto) demasiado pronto para caer rápidamente en interés según avanzamos por la fotografía.

Si volteamos la imagen, ésta adquiere una dimensión diferente. Ahora vamos avanzando en interés hasta llegar al clímax al final de la misma, dando por concluida la imagen en su punto más álgido. Como un buen libro, no es conveniente poner el desenlace de la historia al comienzo del mismo.

En el siguiente ejemplo podemos apreciar de nuevo las diferencias.

En este caso la posición del cuerpo nos va dirigiendo la mirada hacia el rostro de la chica, empezamos por tanto ascendiendo bastante rápido en interés, pero después del clímax, el peso narrativo de la imagen decae drásticamente.

En este segundo caso las líneas de la ventana nos dirigen la vista hacia el sujeto y después el peso narrativo va disminuyendo lentamente en intensidad creando una composición más agradable.

Es bueno ir añadiendo reglas compositivas a nuestro repertorio para poder ir echando mano de unas u otras según nuestras necesidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s