La psicología del color.

El color es capaz de estimularnos y transmitir ciertas sensaciones: puede ser capaz de animarnos o ponernos tristes, de hacer que nos sintamos más activos o por el contrario más pasivos, favorecer la sensación de calor o frío, y evocar ciertos recuerdos o ideas.

Los publicistas, diseñadores, decoradores, científicos, educadores, etc., saben de estas cosas y las usan a su favor. Hoy vamos a ver cómo fotógrafos como incorporar estas ideas que transmiten los colores a nuestras imágenes con el fin de poder contar una historia con un vocabulario visual más rico.

1.- Colores fríos y cálidos: Cómo afectan a nuestros sentidos.

Clasificamos los colores en cálidos o fríos en función de su situación en el espectro electromagnético: los de larga longitud de onda se denominan cálidos y los de longitud de onda más cortas se denominan fríos. La familia de los amarillos y los rojos recuerdan la idea del sol, el calor y el fuego. La familia de los azules, los verdes y los violetas nos recuerdan la frescura, el agua y el hielo.

Debemos de tener también en cuenta que un color nos puede parecer frío o caliente según la proporción de los colores que lleve en su mezcla. Así un verde, aunque considerado frío, puede parecernos cálido si en su composición predomina el amarillo sobre el azul. También se verá influenciado por los colores de los que esté rodeado.

Pero los colores cálidos o fríos no sólo nos evocan esas sensaciones, sino que también influyen en cómo vemos las cosas. Así, los colores cálidos producen un efecto de expansión cuando los contrastamos con otros, la sensación es que se acercan al observador. Por el contrario, los colores fríos absorben la luz y dan sensación de alejamiento con respecto al observador. Cuanto más rojo o amarillo es un color más tiende a sobresalir o destacar, y cuanto más azul, más parece que retrocede o se distancia.

Estas mismas sensaciones hacen que un objeto de color cálido parezca de mayor tamaño mientras que un objeto de color frío se vea más pequeño. Por este mismo efecto, cuando pasamos de tonalidades frías a cálidas se produce la impresión de apertura e incluso alargamiento. Cuando sucede lo contrario, que pasamos de tonalidades cálidas a frías, la sensación es de que las formas se encogen o se reducen sobre sí mismas.

Así el cuadrado interior azul nos parece ligeramente más pequeño que el cuadrado interior naranja.

2.- Psicología del color.

Aparte de cómo los colores afectan a nuestros sentidos también afectan en cierta manera a nuestras sensaciones. En general, los colores cálidos favorecen las actitudes alegres y activas. Este último aspecto hace que no sean recomendables en lugares que requieran concentración o descanso. Por otra parte, son buenos en lugares en los que se tenga sensación de frío, pues psicológicamente crean el efecto contrario.

Los colores fríos son aconsejables para maquinas con las que se trabaje mucho tiempo ya que suelen incitar a la indiferencia y no molestan visualmente. También para lugares que busquen la relajación y descanso.

Analicemos algunos colores de manera individual:

.- Amarillo: Es el color de la luz y el oro. Se relaciona con la abundancia y la riqueza, y por ende con la acción y el poder. También se asocia a lo intelectual, idealista y filosófico. Es un color que evoca la alegría, pero también es un gran estimulante visual y puede dar lugar a irritabilidad si tenemos una presencia excesiva del mismo.

.- Rojo: Es el color más fuerte. Es impulsivo y simboliza la sangre, el peligro, la pasión y la fuerza. Ejerce una acción estimulante y es una influencia poderosa sobre el humor de las personas, aumentando la tensión muscular y la presión sanguínea.

.- Naranja: Es incandescente, ardiente y brillante. Se sitúa entre el rojo y el amarillo, con lo que hereda ciertas propiedades de ambos. Por eso es un color sociable y amable, pero también puede ser reconfortante y estimulante con lo que puede calmar o irritar.

.- Azul: Es el color de la lejanía y el infinito. Se lo relaciona con la limpieza y la frescura. Transmite tranquilidad, frío e inteligencia. Está comprobado que es el color más relajante.

.- Verde: Es el color de la naturaleza. Se lo relaciona con lo comprensivo, la esperanza, lo tolerante y lo sensitivo. Es refrescante, calma la excitación y modera una iluminación solar demasiado intensa. Se emplea en el tratamiento de enfermedades mentales como la histeria o la fatiga nerviosa.

.- Púrpura: Se convirtió en el color de la realeza debido a su alto precio en la antigüedad. Es un color calmante y melancólico que tiende a provocar tristeza. Se lo asocia con lo pomposo, lo magnifico, lo misterioso y lo maligno.

.- Marrón: Es el color del otoño y de la tierra. Da la impresión de gravedad y equilibrio, es severo y confortable. Se asocia a lo sosegado y conservador. Produce una sensación de depresión cuando se emplea en solitario, por lo que es conveniente combinarlo con el amarillo o el naranja.

.- Blanco: Es el color de la pureza, lo inmaculado y lo impoluto. Tiene relación con lo divino y lo místico, la virtud y la paz. Es un color frío si no lo combinamos con el rojo, el amarillo o el naranja.

.- Negro: Representa lo contrario al blanco: las tinieblas, ceguera, muerte y luto, aunque también simboliza la elegancia. Es útil para generar contrastes.

.- Grises: Son colores pasivos, carentes de fuerza. Simbolizan la resignación.

Una respuesta a “La psicología del color.

  1. Pingback: Inspiración (XXXVI): Un rayo de luz. | Fotografía DSLR·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s