DJI vuelve a los mandos con pantalla propia.

Cuando empezaron a popularizarse los drones con cámara propia, estos solían venir también con un mando dedicado para ese modelo de dron que venía también con una pantalla para poder pilotar y grabar lo que el dron estaba realizando. Cuando, con el paso del tiempo, empezaron a popularizarse los drones y a ofrecerse la posibilidad de ser controlados gracias a una aplicación móvil, muchos de ellos abandonaron los mandos con pantalla propia para abaratar costes.

No obstante, el controlar el dron a través de una aplicación del móvil tiene sus inconvenientes. Seguro que a más de uno os ha pasado que alguna aplicación os ha dejado de funcionar cuando habéis actualizado vuestra versión de Android; también suele pasar que cada vez nos quedamos con menos memoria debido a que las aplicaciones cada vez son más grandes y tenemos más de ellas; y, finalmente, que hay aplicaciones que van mejor en unas marcas de móviles que otras debido a que no todas llevan el Android como sistema nativo o bien por diferencias de hardware.

Para evitar todo esto, y quizás para evitar también problemas como los que recientemente ha tenido DJI este último año con la actualización de su aplicación DJI GO 4 al adaptarla al castellano, DJI ha decidido lanzar un mando para controlar su Mavic 2 (y también otros drones de la marca que usen OcuSync 2.0).

Lo que nos ofrece es un mando con una pantalla de 5.5” y gran brillo (para evitar reflejos) que lleva incorporado un sistema Android propio en el que tenemos ya la aplicación DJI GO 4 para pilotar y la Sky Talk para hacer retransmisiones en directo. Podemos instalar otras aplicaciones Android pero DJI nos advierte que podemos tener problemas de compatibilidad.

El mando presenta estéticamente más sencillez con respecto a los existentes. Desaparece el display LCD con la información básica, mantiene la posibilidad de desenroscar los pequeños joysticks para facilitar la labor de guardarlo más protegido y cambia ligeramente la posición de los botones de la parte inferior del mando.

La pantalla, como hemos mencionado es de 5.5”, con una resolución de 1080p y un brillo más o menos el doble que el de los dispositivos convencionales.

El mando se conecta automáticamente con el dron al encenderse (estamos listos para volar en unos 30 segundos) y nos permite además aumentar la distancia de control hasta los 8 km, cambiar de 2.4 Ghz a 5.8 Ghz de frecuencia automáticamente para asegurar la señal, trabajar a unas temperaturas de entre -20ºC y 40ºC, conectarnos a otros dispositivos gracias a su puerto HDMI, e incorpora un micrófono y un altavoz para poder editar vídeos desde el mismo. También facilita el poder pasar ficheros a nuestro móvil gracias a la nueva función Comparte-Go de DJI GO 4.

Otra mejora que han incorporado es la de una batería de 5.000 mAh compatible con la posibilidad de carga rápida y que puede llegar a alcanzar las 2 horas y media de duración (ideal si tenemos muchas baterías adicionales para nuestro dron).

Una de las características que no aparecen especificadas es la de su capacidad de almacenamiento, aunque sí que tenemos la posibilidad de insertar una tarjeta micro SD.

El problema es que, aunque la idea nos parece muy buena, el precio de salida de este mando es de 649€, casi la mitad de lo que vale en la actualidad el Mavic 2. Un precio demasiado alto para el consumidor no profesional que ya se ha desembolsado casi 1.500€ en el dron. Esperemos que en el futuro busquen una solución más asequible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s