5 ocasiones en las que usar el flash interno de la cámara de manera efectiva.

El flash interno de la cámara es una de las herramientas que peor utilizamos en nuestras cámaras. Principalmente porque solemos usarlo como nuestra fuente principal de luz cuando fue diseñado para ser usado como una luz de relleno para añadir algo de luz a aquellas partes de la imagen que no reciben la suficiente.

Aquí vamos a comentar cinco situaciones en los que podemos sacar todo el potencial al flash interno:

1.- Ante un sol brillante.

Cuando estamos en exteriores ante un sol potente, éste va a crear unas sombras bastante definidas y marcadas. En nuestro sujeto vamos a encontrarnos con unas sombras bastante oscuras bajo los ojos, la nariz y la barbilla.

Añadiremos algo de luz al usar el flash interno, y suavizaremos así todas estas sombras.

2.- Cuando usamos la luz ambiente como luz trasera.

Cuando la fuente principal de luz se encuentra detrás del sujeto, tenemos lo que se conoce como luz trasera. En estos casos la iluminación que recibe el sujeto difiere bastante con la del fondo y no tenemos una exposición equilibrada.

Para corregir este hecho, añadiremos la luz que falta al sujeto gracias al flash interno de la cámara. Para ello puede ser necesario que podamos usarlo en modo manual o bien compensar su intensidad si el resultado es demasiado brillante u obscuro.

3.- Al amanecer o al anochecer.

A primeras o últimas horas del día tenemos el sol bajo en el horizonte ofreciéndonos unas tonalidades muy agradables en lo que podemos definir como la hora azul o la hora dorada.

En esas ocasiones solemos tener el cielo bastante brillante y, si ajustamos la exposición para el cielo el sujeto estará subexpuesto, y si ajustamos la exposición para el sujeto el cielo quedará demasiado brillante y perderemos intensidad en esos bonitos colores.

Para evitar esto, expondremos para el cielo y ajustaremos la potencia del flash para iluminar a nuestro gusto al sujeto.

4.- El sujeto emite luz.

Si tenemos una lámpara, un fuego, u otro sujeto que emite luz, nos podemos encontrar en una situación en la que si exponemos de tal manera que el fondo quede iluminado, el sujeto emisor quedará difuminado y sobre-expuesto; si reducimos la exposición para que el sujeto emisor de luz tenga una forma definida, el fondo quedará sub-expuesto.

Para obtener un resultado intermedio, expondremos para el sujeto emisor de luz y usaremos el flash para iluminar el entorno.

5.- Usamos una velocidad lenta de disparo.

Si tenemos un sujeto en movimiento podemos captar cierta sensación de movimiento en la fotografía usando una velocidad de disparo lenta y un destello de flash para obtener una estela del movimiento y una imagen congelada en el momento del destello.

Para decidir en qué momento congelamos la imagen podemos escoger entre sincronizar el flash a la primera cortinilla (al momento de iniciarse la foto, opción por defecto), o a la segunda cortinilla (al finalizarse la foto).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s