¿Qué es un objetivo Tilt-Shift? y, ¿qué usos tiene?.

Normalmente, cuando adquirimos nuestra primera cámara reflex, solemos encontrarnos con un objetivo zoom que cobre el rango que va desde un angular medio a un teleobjetivo corto. Con el paso del tiempo vamos ampliando nuestra gama de objetivos hacia los teleobjetivos de mayor focal o a los grandes angulares, quizás también adquiramos un objetivo de focal fija luminoso o nos decantemos por un objetivo macro. Lo que es casi seguro es que ninguno tengamos en nuestro equipo fotográfico un objetivo tilt-sift o descentrable.

Una de las principales razones para ello es su elevado precio y, otra, el desconocimiento de su funcionamiento.

Un objetivo tilt-shif tiene parte de sus componentes ópticas móviles que le confieren un movimiento de inclinación (tilt) y otro de desplazamiento (shift). En algunos de estos objetivos tenemos además un tercer movimiento de giro que nos permite poder realizar estos dos movimientos anteriores en cualquier dirección o plano.

Esta combinación de movimientos de las lentes nos va a permitir controlar la perspectiva y la profundidad de campo.

Tilt (inclinación).

El poder inclinar las lentes nos va a permitir enfocar la imagen en un plano no paralelo al sensor. Utilizando para ello el principio de Scheimpflug.

Con un objetivo normal el plano de enfoque y el plano del sensor son paralelos. Es decir, si enfocamos a un punto que se encuentre a 3 metros, todos los puntos que se encuentren en ese mismo plano estarán también enfocados. Cuando inclinamos el objetivo, estamos enfocando en un plano que forma cierto ángulo con el sensor. Esto hace que todos los puntos que se encuentren en ese plano inclinado queden enfocados.

La mejor manera de entenderlo es con una imagen:

Shift (desplazamiento).

Desplazando el objetivo hacia arriba o hacia abajo vamos a poder controlar la perspectiva, haciendo que la óptica del objetivo cambie en comparación con la imagen del sensor.

Estas lentes están diseñadas para proyectar un circulo de imagen mayor a las de un objetivo normal. De esta manera, cuando desplazamos el objetivo estamos fotografiando al sujeto desde una diferente posición de la cámara. Esta opción se utiliza mucho en fotografía de arquitectura ya que nos permite captar los edificios sin que converjan las verticales.

Para conseguir esto, nivelaremos la cámara y desplazaremos el objetivo hacia arriba hasta incluir todo el edificio.

Cómo usar un objetivo Tilt-Shift.

Debemos tener primeramente en cuenta que todos estos objetivos disponen únicamente de enfoque manual ya que el enfoque automático solamente funciona cuando el plano focal es paralelo al plano del sensor.

Podemos utilizar estos objetivos como si fuesen un objetivo de focal fija normal, pero estaríamos desaprovechando todo su potencial técnico y creativo. Tenemos además la ventaja de que todos los efectos que podemos conseguir con estos objetivos lo podemos ver directamente desde el visor de la cámara.

Tilt.

Tenemos un par de tornillos que podemos girar para girar el objetivo. Si giramos el objetivo hacia la derecha, por ejemplo, estaremos desplazando la línea focal hacia la derecha. Esto es debido a que al girar el objetivo hacia la izquierda, estamos acercando la zona de la derecha más hacia el plano del sensor y por tanto desplazando el enfoque en esa dirección.

De esta manera podemos centrar la atención, mediante el enfoque, sobre un área determinada del encuadre.

También podemos conseguir lo que se conoce como el “efecto miniatura”.

Shift.

De nuevo contamos con un par de tornillos que nos permiten subir o bajar el objetivo con respecto a la posición del sensor. Al desplazar el objetivo estamos abarcando un área mayor que con un objetivo normal.

Para corregir el efecto de verticales convergentes en fotografía de arquitectura lo que debemos de hacer es desplazar el objetivo hacía abajo.

Otros usos de un objetivo Tilt-Shift.

Aparte de poder corregir la perspectiva y poder centrar el área de enfoque allí donde deseemos, existen otros usos bastante interesantes.

Uno de esos usos es en la creación de panorámicas. Usando la función Shift, desplazaremos el objetivo totalmente hacia un extremo y realizamos una foto, luego colocamos el objetivo en el centro y realizamos otra, y finalmente, lo colocamos en el extremo opuesto y realizamos la última foto. Al desplazar el objetivo en vez de girarlo, conseguimos un acoplamiento mucho mejor de las imágenes evitando la distorsión que se puede producir en los margenes si usamos un objetivo angular.

Dado que podemos separar el plano de enfoque del plano del sensor, podemos también fotografiar frontalmente superficies reflectantes como la de los espejos sin que aparezca la cámara en los mismos. Para ello usamos la función Shift (desplazamiento) de la misma manera que para hacer una panorámica. Colocamos la cámara a un lado del espejo, y desplazamos el objetivo hasta que el espejo entre en el encuadre, de esta manera aparecerá el espejo pero no la cámara.

Con la función Tilt, podemos conseguir en cámara lo que se conoce como el efecto miniatura al enfocar en una linea del encuadre y usar una apertura grande para delimitar una pequeña zona enfocada. De esta manera simulamos el efecto de estar mirando desde muy de cerca una maqueta o miniatura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s