“Polaroid”. El fotógrafo de fantasmas.

En los orígenes de la fotografía, al igual que con otros avances de la humanidad, se veía a esta nueva tecnología como algo mágico. Tanto es así que en algunas culturas pensaban que la fotografía de una persona capturaba el alma de la misma. Quizás esa afirmación provenía de la creencia en antiguas culturas del poder de los espejos y las imágenes reflejadas, objetos que se utilizaban para comunicarse con el mundo de los espíritus y para atrapar el alma. La superstición de la mala suerte al romper un espejo se deriva de esa creencia de que ese espejo contiene el alma y su rotura daña dicha alma.

Sinopsis.

En Polaroid nos encontramos con la historia de Bird Fitcher (Kathryn Prescott), una chica tímida de instituto que ha atravesado graves problemas personas y a la que le cuesta mucho integrarse.

Aficionada a la fotografía y a lo vintage, su amigo Tyler (Davi Santos) le regala una cámara Polaroid Sx-70 que ha encontrado en una subasta. Los problemas comienzan cuando empieza a utilizarla.

Invitada por su amiga Kasey (Samantha Logan) a una fiesta de disfraces, realiza varias fotografías con la cámara, y una extraña sombra de una persona aparece en alguna de ellas. Pronto, la persona que aparece en la fotografía aparece muerta.

La película es una mezcla entre “The Ring” y “Destino Final” en la que esa sombra siniestra va saltando entre las fotos para escoger a sus víctimas y en la que lo que le sucede a la fotografía afecta también a las personas que en ella aparecen.

La trama transcurre dentro del misterio propio de tratar de descubrir la historia de esa cámara, de sus antiguos dueños y las siniestras historias que protagonizaron. Ciertas persecuciones en el instituto y un par de giros de guion hacen la película entretenida pero sin aporta demasiada novedad al género.

Un fotógrafo en el cine.

La primera fotografía de espíritus de la que se tiene conocimiento fue realizada por William H. Mumler en la década de 1860. Después de hacerse un autorretrato, Mumler descubrió que aparecía una segunda persona en la fotografía. Aunque posteriormente se dio cuenta de que por accidente había realizado una exposición múltiple, vio que podía haber negocio en este tipo de fotografías y empezó a comercializarlas y a introducir otras personas en los retratos que realizaba como si de un espíritu o fantasma se tratara. El fraude se descubrió cuando empezó a utilizar personas identificables por los protagonistas en sus fotos.

No obstante el movimiento que trataba de captar fantasmas en las fotografías se fue extendiendo. Así, Fred A. Husdon tomó muchas fotografías para espiritistas desde la década de 1880 hasta principios del siglo XX. El espiritista William Stainton afirmaba que la fotografía de espíritus operaba por medio de una sustancia fluida llamada ectoplasma en la que los espíritus toman forma. Georgina Houghton escribió “Crónicas de las fotografías de seres espirituales y fenómenos invisibles para el ojo material” en 1892, y James Coates escribió “Fotografiando lo invisible” en 1911.

Uno de los últimos fotógrafos de espíritus famosos fue William Hope (1863 -1933). Aunque el físico Harry Price reveló el fraude de Hope al marcar secretamente las placas con las que fotografiaba Hope y descubrir posteriormente que en las que aparecían otras personas eran unas placas distintas. Aun así, muchos siguieron creyendo en la autenticidad de las fotografías de Hope.

Esta disciplina fotográfica contó con destacados defensores como Arthur Conan Doyle y William Crookes.

En la actualidad estas fotografías de “fantasmas” suelen aparecer por casualidad, y los aficionados al ocultismo han cambiado el hacer fotografías de sitios encantados por la colocación de cámaras de video a la espera de que algún fotograma capte la presencia de un espíritu.

Las cámaras.

Hasselblad 555 ELD.

Al comienzo de la película vemos como los alumnos del instituto son retratados para el álbum escolar con una Hasselblad 555 ELD. Estas cámaras de medio formato las hacen ideales para la fotografía de retrato y moda al tener un negativo de un tamaño mucho mayor que el normal de 35mm y poder captar así mucho más detalle.

La Hasselblad 555 ELD fue una de las últimas evoluciones del modelo 500C. Este modelo 500 C fue lanzado en 1957 para sustituir el obturador de cortinillas de la serie 1000F por uno de hojas curvadas que se introdujo junto con los objetivos Carl Zeiss. Este tipo de obturador permitía usar un flash electrónico sincronizado a cualquier velocidad de disparo y permitía también el poder enfocar a plena apertura gracias a un sistema que cerraba la apertura al valor deseado en el momento de realizarse la foto (ese sistema se sigue utilizando hoy en día en todos los objetivos reflex).

En 1965 se introdujo un motor de arrastre del negativo con la 500El (modelo que fue llevado a la luna en 1968). Una versión de 1971, la 500 EL/M, permitía pantallas de enfoque intercambiables, y distintas versiones y modificaciones fueron introduciéndose hasta la fabricación de la 555 ELD en 1998.

Pentax ME Super.

Bird aparece en las primeras escenas de la película con una Pentas ME Super en su bolso. Sin embargo en ningún momento realiza ningún disparo con ella. Se encarga de espiar al chico por el que tiene cierto enamoramiento, Connor Bell (Tyler Young), y de observar ciertas escenas familiares de las personas con las que se encuentra camino a casa.

Su comportamiento es como el de aquellas personas que se parapetan detrás de una cámara para poder ver el mundo detrás de la protección que ofrece la cámara como separación entre lo que se encuentra frente al objetivo y el fotógrafo.

Pentax sacó al mercado en 1976 los modelos MX y ME. El primero como gama profesional, y el segundo totalmente automático y destinado a un público más amateur o de consumo. Este modelo no podía ser utilizado en modo manual, y eso impedía el poder realizar cierto tipo de capturas en las que debemos de tener un control más minucioso de la captura. Disponía de una velocidad de disparo de entre 8s y 1/1000 s, y una velocidad de sincronización del flash de 1/100s. Podía incorporársela un motor y un respaldo fechador para marcar en el negativo la fecha de la captura.

En 1979 este modelo fue sustituido por la ME Super que incorporaba ciertas mejoras y que dejó de fabricarse en 1987. Algunas de esas mejoras eran que permitía usar un modo manual, la velocidad máxima de disparo pasaba a 1/2000s y la velocidad de sincronización del flash aumentaba hasta 1/125s.

Polaroid Sx-70.

La Polaroid SX-70 es la protagonista de la película y va pasando por algunas manos hasta que llega a Bird y sus nuevos amigos, convirtiéndose en el medio que tiene el espíritu de escoger a sus víctimas, y actuando tanto como objeto poseído como instrumento y herramienta de muerte.

La Sx-70 fue la primera cámara instantánea de la historia que permitía el revelado automático de la película sin la intervención del fotógrafo. Un invento revolucionario en el año 1972.

La cámara presentaba además un cuerpo plegable y compacto que permitía su fácil transporte y disponibilidad en cualquier momento, pudiendo comprobar al instante los resultados y compartir también inmediatamente las imágenes captadas.

Disponía de una lente de 116mm y f/8 con una velocidad de disparo que iba desde los 10 segundos hasta los 1/175s.

Gazapo.

La Polaroid SX-70 no lleva flash incorporado. Durante toda la película podemos escuchar el típico sonido de los condensadores de un flash mientras se recargan (aunque con un volumen mucho más alto que en la realidad) cada vez que se enciende la cámara y antes del momento del disparo. Puede que el director de la película considerara que ese ruido agudo que crece en intensidad añadía un toque desquiciante a la trama o quizás confundiese el cristal frontal correspondiente a un fotómetro con el flash.

Ficha técnica.

Título: Polaroid. (“Muerte instantánea” en Hispanoamérica).

Dirección: Lars Klevberg.

Producción: Roy Lee, Chris bender y Michael Mahoney.

Guion: Blair Butler.

Música: Philip Giffin.

Fotografía: Pál Ulvik Rokseth.

Protagonistas: Kathryn Prescott, Tyler Young, Samantha Logan, Keenan Tracey, Priscilla Quintana, Javier Botet, Mitch Pileggi, davi Santos, Katie Stevens, Grace Zabriskie, Madelaine Petsch, Erika Prevost.

País: Estados Unidos.

Año: 2018.

Género: Terror.

Idioma: Inglés.

Duración: 88 minutos.

Poster.

Trailer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s