El papel de la fotografía en la NASA.

Los primeros años de la NASA, creada el 29 de Julio de 1958, culminaron con la llegada del hombre a la Luna en 1969. Desde sus comienzos, la fotografía ha formado una parte importante en la Agencia Espacial, hoy vamos a rememorar el papel de la fotografía en la documentación de esas misiones pioneras.

El lanzamiento del satélite Sputnik I por la Unión Soviética en Octubre de 1957 forzó a los Estados Unidos a entrar en acción y crear la National Aeronautics and Space Administration (NASA) el 29 de Julio de 1959. De esta manera NASA absorbía el National Advisory Committe for Aeronautics (NACA) que contaba con 43 años de edad y comenzaba a operar el 1 de Octubre de 1958. En su acta fundacional declaraba que la política del Congreso de los Estados Unidos con respecto a las actividades en el espacio era con propósitos pacíficos para el beneficio de la humanidad. Es decir, no había un objetivo militar.

Política fotográfica de la NASA.

Desde sus comienzos NASA tuvo un gran cuidado en documentar sus actividades y recopilar sus logros científicos, pero en sus 3 primeros años de existencia no tenía un plan definido con respecto a la fotografía. Eran los propios astronautas quienes decidían llevar cámaras al espacio y quienes escogieron experimentar con una Hasselblad.

El comandante del módulo Apollo IX se asoma por la escotilla para probar el traje espacial que iba a ser utilizado en las operaciones lunares. La foto fue tomada desde la escotilla del módulo lunar por Rusty Schweickart en Marzo de 1969.

No fue hasta 1961 que la NASA empezó a perfilar con más detalle sus planes de futuro gracias a tres importantes y acertadas decisiones. Primero, James E. Webb fue designado Administrador en Febrero de 1961 demostrado con los años que fue una decisión muy acertada. Segundo, el Presidente John F. Kennedy solicitó en Mayo la asignación de un fondo para el programa de llevar un hombre a la Luna. Tercero, empiezan los programas Gemini y Apollo. El proyecto Gemini trataba de incrementar la duración de los vuelos de la nave Mercury, y fue diseñado para dar soporte al proyecto Apollo con un claro enfoque en la actividad extravehicular. El proyecto Apollo trataba de poner en conjunto un cohete de lanzamiento (Saturn V), un módulo de mando que llevase a los astronautas a una órbita alrededor de la Luna y los trajese de vuelta, y un módulo lunar que los llevase a la Luna.

La tripulación del Apollo XI tenía una relación cordial pero no demasiado intima. Buzz Aldrin (derecha) se esperaba que saliese del módulo lunar antes que Neil Armstrong dado que los comandantes debían de estar a bordo mientras los copilotos hacían los paseos espaciales. Los historiadores aún debaten cuál fue la decisión que hizo que Armstrong saliese del Apollo primero.

Acceso para los fotógrafos.

Webb estructuró la NASA y amplió sus instalaciones con el centro espacial de Houston y el centro de despegue de Florida. Webb también instituyó la política de invitar a diferentes artistas a documentar las preparaciones de la NASA y no sólo captar las cuestiones técnicas. Así, pintores, ilustradores y fotógrafos tuvieron gran libertad de acceso y de expresión dentro de la Agencia.

El piloto del módulo de mando del Apollo XI, Michael Collins, inspecciona el laboratorio donde se encuentran las rocas recolectadas por el Apollo para ser analizadas. Gas nitrógeno protege las rocas de corrosión accidental por la atmósfera rica en oxigeno de la Tierra.

Pronto los fotógrafos empezaron rápidamente a documentar las operaciones de la NASA, sobre todo los fotógrafos de la revista LIFE, Ralph Morse, Hank Walker, Fritz Goro y Ralph Crane. En aquellos tiempos la televisión aún no dominaba los medios de comunicación, y las revistas generaban una buena audiencia.

Las tripulaciones principal y de reserva de la Gemini IX practican en el simulador de misiones. De izquierda a derecha vemos a William Anders, Richard Gordon Jr., Charles Conrad Jr., y Neil Armstrong.

De estos fotógrafos, Ralph Morse fue el más prolífico, pasando 30 años documentando los programas espaciales. Tanto tiempo pasaba Morse dentro de la NASA que John Glenn le llamaba el “octavo astronauta” debido a lo tan de cerca seguía a los astronautas y el mucho tiempo que pasaba con ellos durante los entrenamientos del Proyecto Mercury.

Unos buceadores de la Marina se preparan para rescatar a los tripulantes de la Gemini VI A el 16 de Diciembre de 1965. Un colorante verde fue liberado del módulo espacial al tomar contacto con el agua para que fuese más fácilmente visible desde el aire.

Morse destacó también por sus inventos y la innovadora manera en la que capturaba las escenas. Para los lanzamientos de cohetes realizaba dobles exposiciones, usaba cámaras infrarrojas, trabajaba con detectores de movimiento, y disparaba remotamente las cámaras para tener una imagen más cercana de los cohetes.

La primera etapa del Saturn V quemaba más queroseno por segundo que Charles Linberg en sus 33 horas de vuelo transatlántico.

La cobertura de las misiones de la NASA se extendió a otros fotógrafos como el fotógrafo de deportes Neil Leifer, el fotógrafo de calle Garry Winogrand y los foto-periodistas Lawrence Schiller y Flip Schulke. Leifer y Winogrand estuvieron fotografiando el lanzamiento del Apolo XI desde el Centro Espacial Kennedy en Florida.

La tripulación del Apollo I, Gus Grissom (centro), Roger Chaffee (segundo por la derecha) y Ed White (derecha) se relajan durante los entrenamientos en la piscina en el Centro Espacial de Houston en Junio de 1966. Detrás de las imágenes, la insatisfacción con el diseño de la Apollo I se hizo evidente cuando Grissom colgó un limón sobre el simulador del módulo de mando en protesta.

La Agencia siempre tuvo un gran archivo de las actividades en los centros de Houston y Florida. Bill Taub tomó la mayoría de las famosas imágenes de los astronautas preparándose para las misiones. Siendo a menudo el único que tenía acceso a los encuentros de ingeniería de las misiones Mercury, Gemini y Apollo, y uno de las últimas personas antes de ver a los astronautas despegar.

El Centro de Control de la Mercury en Cabo Cañaveral supervisó siete vuelos espaciales tripulados entre Mayo de 1961 y Mayo de 1965 en el comienzo de la era Gemini. Mientras, el complejo más avanzado de Houston estaba cobrando forma para prepararse para las misiones Apollo.

Taub trabajó para la NASA desde 1958 hasta 1975. No siendo cubierta su plaza hasta 1989 por Bill Ingalls, quien, después de obtener una beca con la NASA estuvo llamando a la Agencia cada semana hasta obtener el puesto.

Pero no todo el trabajo de Taub e Ingalls fue agradable. Taub tuvo que registrar las trágicas muertes de Gus Grisson, Roger Chaffee y Ed Withe que murieron por asfixia durante un incendio en la capsula del Apollo I en 27 de Enero de 1967. Ingalls tuvo que fotografiar la muerte de 7 astronautas cuando el Columbia explotó durante su descenso a la Tierra.

El impacto de las imágenes de la NASA.

El rápido avance de las operaciones de la NASA en los años sesenta iba acompañado de un gran aumento en el impacto que sus imágenes causaban tanto en la opinión pública como en la administración. NASA enviaba miles de imágenes impresas y diapositivas a cualquier medio que se las solicitara libres de cargos.

Las fotografías realizadas por el Apollo VIII mostrando la Tierra elevándose sobre el horizonte lunar quedaron marcadas en la mente de la población. Esa fotografía fue tomada por William Anders el 24 de Diciembre de 1968 usando una Hasselblad 600 EL modificada, con un objetivo 70mm, y un carrete de color Kodak Ektachrome.

Earthrise.

No obstante, no todas las imágenes tomadas por los astronautas tuvieron la calidad suficiente como para ser utilizadas. En la superficie de la Luna a veces se encontraban con fuerte contraste entre luces y sombras, y los brillos del sol generaban algunos destellos. Otras veces los astronautas tenían dificultades en enfocar con los guantes del equipo y también tenían dificultades en mantener la cámara estable por los mismos motivos.

Vista de la Tierra desde el Apollo XI momentos antes de que abandonase la órbita terrestre y entrase en trayectoria hacia la Luna.

Con el tiempo la calidad de los equipos y la preparación de los astronautas ha avanzado muchísimo, y hoy en día podemos disfrutar de miles de fotografías de la NASA y sus viajes espaciales en su página web.

Científicos de la NASA están seguros de que las huellas de Buzz Aldrin siguen intactas hoy en día gracias a la falta de aire y lluvia que las pudieran erosionar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s